miércoles, 21 de abril de 2021

Novedades en el caso de Helena Jubany, asesinada en 2001

|

El abogado de la familia de la joven asesinada en 2001 Helena Jubany, Benet Salellas, ha asegurado que se ha acreditado la convivencia del que ha considerado que es el principal sospechoso, Santi Laiglesia, en la finca donde se halló el cuerpo.


Archivo - El abogado de la familia de Helena Jubany, Benet Salellas, atendiendo a los medios ante los juzgados de Sabadell (Barcelona), el 15 de enero de 2021.


El abogado del caso, Benet Salellas (EP)




Así lo ha dicho este viernes, después de la declaración de tres testigos --el administrador de la finca, un vecino y la hermana de Montserrat Careta, que residía allí-- en el Juzgado de Primera Instancia 2 de Sabadell (Barcelona), que lleva el caso desde su reapertura el pasado verano, ya que el administrador del inmueble ha señalado que "recordaba perfectamente una llamada de Careta para incluir a Laiglesia en el contrato" del alquiler.


Salellas ha añadido que el nombre de Montserrat Careta --la única investigada, que se suicidó en la cárcel en 2002, y que mantenía una relación con Laiglesia--, y el del sospechoso figuraban en el buzón en la finca.


La hermana pequeña de Careta también ha acreditado esta convivencia conjunta, y ha concretado que fue en el verano de 2001 y que compraron muebles, y ha dicho que Laiglesia había compartido comidas familiares con ellos.


El letrado ha explicado que la hermana ha relatado "un alejamiento" de Careta mientras mantenía esta relación sentimental con Laiglesia, y que tenía un vínculo de sumisa con su pareja.

INVESTIGACIÓN DE LA POLICÍA NACIONAL

El abogado también ha detallado que la Policía Nacional será la encargada de la investigación del caso y que se ha creado un equipo, que cuenta con miembros de la UDEF, y ha recogido documentación en los juzgados: "Confiamos que en las próximas semanas empiece a dar frutos".


También había prevista la comparecencia de dos farmacéuticas, de un establecimiento cercano al edificio donde encontraron el cuerpo de Jubany, para, según la defensa, probar la compra de fármacos con los que se habría matado a la joven, pero por asuntos relacionados con la pandemia de Covid-19 no han podio asistir.


Según Salellas, el otro testigo ha sido un vecino del mismo inmueble que dijo en un programa televisivo que el sospechoso residía en la finca, pero este viernes ha asegurado que no recuerda haberlo situado viviendo allí ni haber participado en ese programa.




Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH