Un grupo de Mossos infiltrados descubre quién quemó el furgón de la Urbana en Barcelona

|

Agentes de los Mossos d'Esquadra se infiltraron el pasado sábado entre los manifestantes en apoyo a Hasel para descubrir a los responsables de quemar una furgoneta de la Guardia Urbana de Barcelona con un agente dentro durante los disturbios esa misma noche.


EuropaPress 3583955 queman furgoneta guardia urbana barcelona manifestacion barcelona apoyo


Furgón quemado (EP)


Durante la manifestación del 17 de febrero se detectó la presencia de un grupo de personas que hablaban italiano entre ellas y que participaban activamente en los altercados, así que el 27 de febrero agentes de Mossos se infiltraron entre los manifestantes, y observaron un grupo que "de forma coordinada y muy violenta provocaban ataques a establecimientos comerciales y entidades bancarias".


Este grupo, liderado por dos jóvenes que impartían órdenes a los demás miembros, se dirigieron a una comisaría de la Guardia Urbana "con el claro propósito de atacar dichas instalaciones y los agentes que le daban protección", y los agentes infiltrados observaron como lanzaron dos cócteles mólotov.


El segundo cayó en los bajos de una furgoneta logotipada de la Guardia Urbana y un líquido incendiario prendió el vehículo policial, y agente que se encontraba dentro consiguió salir del interior indemne.


Los agentes encontraron una mochila del grupo investigado con 20 pastillas incendiarias en su interior, un bote de disolvente y un trapo impregnado de líquido desprendiendo un fuerte olor, y a dos investigadas se les intervino ropa que desprendía olor a disolvente o gasolina --pendiente de análisis--.


PRISIÓN PROVISIONAL

El Juzgado de Instrucción 17 de Barcelona ha acordado prisión provisional, comunicada y sin fianza para los ocho detenidos que supuestamente actuaron de forma conjunta para prender fuego al furgón.


La causa está abierta por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa, atentado a agentes de la autoridad, desórdenes públicos, delito continuado de daños, manifestación o reunión ilícita y pertenencia a grupo criminal, y de los ocho detenidos, cinco son hombres y de nacionalidad italiana y las otras tres son mujeres, de nacionalidad italiana, francesa y española.

Las penas pueden superar los dos años de prisión por el elevado riesgo de fuga y la peligrosidad criminal que denota la conducta de los investigados que "supone un claro riesgo de reiteración delictiva".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH