La pandemia afectó la atención del cáncer infantil en el 78% de los hospitales a nivel mundial

|

La pandemia de COVID-19 ha tenido importantes repercusiones en la atención del cáncer infantil en todo el mundo, según una encuesta realizada a más de 300 médicos de 200 hospitales de todo el mundo y publicada en la revista 'The Lancet Child & Adolescent Health'.


EuropaPress 3286438 cama hospital (1)

Cama de hospital (EP)


Según sus hallazgos, la atención del cáncer pediátrico se vio afectada en más de tres cuartas partes de los hospitales encuestados (78 por ciento). Casi la mitad (43 por ciento) diagnosticó menos casos nuevos de los previstos, mientras que alrededor de un tercio (34 por ciento) informó de un aumento del número de pacientes que abandonaron el tratamiento.


La encuesta también reveló que casi uno de cada diez (7 por ciento) cerró completamente sus unidades de cáncer pediátrico en algún momento de la pandemia. De las 15 unidades que cerraron, 13 (87 por ciento) se encontraban en países de ingresos bajos y bajos, y el tiempo medio de cierre fue de 10 días.


"Nuestros hallazgos sugieren que la pandemia de COVID-19 ha tenido un mayor impacto en la atención del cáncer infantil a nivel mundial de lo que los estudios de una sola región habían sugerido, con los centros de los países de ingresos bajos y medios particularmente afectados. Los hospitales de los países de ingresos bajos y medianos estaban bajo presión incluso antes de la pandemia, con menos recursos y menos acceso a la atención de los niños con cáncer, por lo que nuestros resultados parecen reflejar la fuerza relativa de los diferentes sistemas de atención sanitaria en todo el mundo", explica uno de los líderes de la investigación, Daniel Moreira, del Hospital de Investigación Infantil St. Jude (Estados Unidos).


Los autores evaluaron las repercusiones mundiales de COVID-19 en la atención del cáncer infantil mediante el diseño de una encuesta transversal que se distribuyó a cientos de trabajadores sanitarios de todo el mundo a través de redes internacionales y regionales. La encuesta abarcó el periodo comprendido entre el 22 de junio y el 21 de agosto de 2020, e incluyó una serie de preguntas para evaluar las características de los hospitales, el número de pacientes diagnosticados con COVID-19 y las alteraciones y adaptaciones en la atención al cáncer. La encuesta fue completada por 311 trabajadores sanitarios de 213 instituciones de 79 países. Los países se agruparon en renta baja, renta media baja, renta media alta y renta alta.


La mayoría de los hospitales (83 por ciento) se encontraban en países de ingresos bajos y medios y la gran mayoría (88 por ciento) pudo realizar la prueba de COVID-19. Los autores descubrieron que los efectos de la pandemia en la atención del cáncer pediátrico eran en gran medida independientes del número de casos de COVID-19 en los hospitales individuales o a nivel nacional.


Así, han evidenciado varias repercusiones en la gestión del cáncer pediátrico, incluida una reducción de la cirugía en la mayoría de los hospitales (79 por ciento). Más de la mitad señaló la escasez de productos sanguíneos, mientras que una proporción similar modificó la quimioterapia debido a la escasez de agentes terapéuticos (60 por ciento y 57 por ciento, respectivamente). Las alteraciones en la radioterapia también fueron considerables, y casi un tercio (28 por ciento) informó de la interrupción del tratamiento.


Los recursos de los hospitales se vieron significativamente afectados, ya que un tercio (32 por ciento) señaló una disminución del apoyo financiero, mientras que dos tercios (66 por ciento) informaron de una reducción del personal clínico disponible. Alrededor de uno de cada cinco hospitales (19 por ciento) señaló una reducción en la disponibilidad de camas de cáncer pediátrico.


Casi uno de cada diez hospitales (7 por ciento) tuvo que cerrar por completo su unidad de cáncer pediátrico en algún momento, con un periodo medio de cierre de 10 días. La gran mayoría de ellos (87 por ciento) se encontraban en países de ingresos bajos y medios, y aunque algunos impactos en la atención del cáncer pediátrico no variaron en función del nivel de ingresos del país, los países de ingresos bajos y medios se vieron desproporcionadamente afectados en una serie de áreas.


Esto incluyó cambios en la quimioterapia debido a la escasez de agentes de tratamiento (40 por ciento, 45 por ciento y 40 por ciento para los países de ingresos bajos, medianos bajos y medianos altos, respectivamente, en comparación con el 11 por ciento para los ingresos altos), mayores tasas de abandono del tratamiento (38 por ciento, 52 por ciento y 33 por ciento para los países de ingresos bajos, medianos bajos y medianos altos, respectivamente, en comparación con el 8 por ciento en los de ingresos altos), e interrupciones más frecuentes de la radioterapia (78 por ciento, 68 por ciento y 46 por ciento en los países de ingresos bajos, medianos bajos y medianos altos, respectivamente, en comparación con el 10 por ciento en los de ingresos altos).


Los hospitales también informaron de una disminución del acceso a las intervenciones para salvar vidas con mayor frecuencia (8 por ciento, 33 por ciento y 16 por ciento para los de ingresos bajos, medios bajos y medios altos, respectivamente, en comparación con el 3 por ciento para los de ingresos altos), y de muertes inesperadas (31 por ciento, 36 por ciento y 13 por ciento para los de ingresos bajos, medios bajos y medios altos, respectivamente, en comparación con el 8 por ciento para los de ingresos altos).


Los hospitales de los países de ingresos bajos y medios también eran más propensos a informar de la disminución de su financiación gubernamental habitual para la atención oncológica (15 por ciento, 52 por ciento y 31 por ciento para los de ingresos bajos, medianos bajos y medianos altos, respectivamente, en comparación con el 8 por ciento para los de ingresos altos).


"Los impactos a largo plazo en los resultados del cáncer infantil aún no están claros. Nuestros hallazgos ponen de manifiesto la necesidad de una evaluación continua de las necesidades de recursos durante la pandemia y el intercambio de estrategias exitosas para hacer frente a los efectos negativos en la atención del cáncer pediátrico", reflexiona otro de los autores, Dylan Graetz.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH