sábado, 27 de noviembre de 2021

Colau se enfrenta a problemas judiciales por desatender a entidades vecinales

|

El Ayuntamiento de Barcelona vuelve a enfrentarse con un problema judicial y aumenta la colección de querellas criminales. Esta vez en la Concejalía de Emergencia Climática y Transición Ecológica, dirigida por Eloi Badia, mano derecha de Ada Colau.


La Associació de Veïns Vallcarca-Penitents ultima una querella contra  Badia y demás implicados en la transformación inmobiliaria en el único barrio de Barcelona que cuenta con un puente de obra civil según informa moncloa.com


Desde su llegada a la Alcaldía, Colau ha dedicado gran parte de la construcción de viviendas sociales a este barrio. Los vecinos sólo se quejaban mediante protestas, pero ninguna querella, hasta ahora. El último proyecto en el barrio amenaza un pequeño parque junto a la Ronda de Dalt. 


La Concejalía de Badia ha dado luz verde a la construcción de 34 viviendas sociales en la única zona verde queda en el vecindario.


El Ayuntamiento ha desatendido las peticiones de los vecinos, y éstos acudirán próximamente a la Justicia para presentar una querella por prevaricación y delito medioambiental.


Además de Badia y según monlcoa.com habrá otros miembros del Ayuntamiento querellados, algunos de ellos del Distrito de Gràcia, del que también es concejal. 


Antes de presentar la querella, estos vecinos habían presentado un escrito de requerimiento urbanístico-medioambiental ante los querallados y la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, tras la modificación del plan general urbanístico de la zona.


El parque por el que luchan los vecinos de Vallcarca


El Ayuntamiento dio luz verde la revisión del catálogo patrimonial de la zona, contando con 1.026 fincas protegidas, y obligaba a mantener parques y jardines. La modificación, sin embargo, fomenta la implementación de la vivienda protegida y la buena convivencia de las viviendas, actividades y equipamientos; y el espacio libre, que incluye las calles, plazas, jardines públicos y privados y otros espacios no construidos donde se quiere implantar un sistema ambiental que aumente la biodiversidad.  Así, en el parque de la Ronda de Dalt se edificarán las 34 viviendas.


Los vecinos defienden que es un parque utilizado mayoritariamente por jubilados, como lo son el 50% de los miembros de la asociación. Además, Badia no realizado la habitual “participación ciudadana”, pese a ser una de las señas de identidad de la formación morada.


CASA BUENOS AIRES Y JANET SANZ


No sería la primera querella contra un concejal de Colau. London Private Company, empresa barcelonesa propietaria de la Casa Buenos Aires (Vallvidrera) ha presentado una querella contra Sanz por cometer presuntamente delitos de omisión de la obligación de perseguir delitos, prevaricación y obstrucción a la justicia.


La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, una rueda de prensa tras su reunión en el Ayuntamiento de Barcelona, Catalunya (España), a 7 de septiembre de 2020.

La colección de querellas que amenaza a los concejales de Colau. Foto @EP


El edificio era un antiguo hotel, okupado después y el Ayuntamiento realizó cambios en el plan general metropolitano para obligar a construir en el inmueble pisos dotacionales. Los propietarios han argumentado que se han cometido graves delitos, ya que denegó la licencia de hotel, pero sí imponerles estos requisitos. En este inmueble, Colau quería levantar 37 alojamientos dotacionales. Hasta ahora, Sanz se mantiene en el cargo pese a la imputación.


Colau da 27 subvenciones a asociaciones afines a BComú


Mientras, el gobierno de Ada Colau ha repartido al menos 27 subvenciones a asociaciones afines a su partido, Barcelona en Comú (BComú), en 2020. El conglomerado de entidades comparten sede con el Observatori DESC, situado en el número 43 de la calle Casp de la Ciudad Condal, donde trabajó Colau durante su pasado de activista profesional. 


Según figura en la primera ronda de subvenciones de 2020 entregada por el ayuntamiento, en las destinadas a proyectos concretos, las asociaciones y cooperativas afines a los comunes vuelven a salir beneficiadas. Se llevan ayudas para 27 intervenciones en la ciudad. Así lo informa Crónica Global.


Hasta 21 de estos proyectos pagados con dinero de las arcas municipales se pilotarán desde Grup Ecos, un conjunto de cooperativas situado en el número 43 de la calle Casp de Barcelona, donde también está Observatori DESC, entidad social que empleó a Colau cuando ésta era líder de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). 


La cuantía es muy pequeña, cerca de 100.000 euros, pero se anticipa a las rondas con más subvenciones municipales: las que premian proyectos de Economía Social y las ayudas a la acción comunitaria. Pero todavía no se han repartido por culpa de la pandemia.


Antes de que el Ayuntamiento de Barcelona asigne sus subvenciones más jugosas para 2020, los pagos a proyectos ya anticipan tendencias. Cinco cooperativas del número 43 de la calle Casp, se llevan 58.250 euros. Son Sostre Cívic, Crític --medio de comunicación afín a los comunes--, iActa Sociojurídica, Opcions y Celobert.


A esta cifra se le suman los proyectos de otras asociaciones afines que pagará el Ayuntamiento. Irídia se llevará 20.000 euros para el centro de denuncias contra la violencia institucional Saidavi. Enginyers sense Fronteres (ESF), donde trabajó de project manager Eloi Badia, actual concejal de Transición Ecológica y Emergencia Climática, ingresará 4.500 euros.


La Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB), a la espera de la gran ayuda anual del Ayuntamiento para "asesoramiento vecinal", ingresa 2.375 euros para la iniciativa Decidim Participar. DiomCoop, la cooperativa de exmanteros, 8.500 euros. Aprosex, que brega por la regulación del trabajo sexual, la misma postura que defiende BComú frente a las feministas abolicionistas, pellizca 2.950 euros. Otras, el sindicato de trabajadoras sexuales que aboga por lo mismo que Aprosex y BComú, la legalización de la prostitución, se lleva 3.000 euros del gobierno sociocomún.


CUIDANDO A LOS 'AMIGOS'


Las subvenciones a proyectos de estas asociaciones no serían noticia y quedarían camufladas en miles de otras ayudas municipales salvo por el hecho de que son entidades que salen periódicamente en defensa de la gestión de BComú. Van de la mano del Ayuntamiento: son el entorno de Ada Colau y su gente en la ciudad.


Tal es el caso de la FAVB. La federación de vecinos comparte con el partido de la alcaldesa sus ideas contra el turismo masivo o la municipalización del agua, entre otras cuestiones.


LA 'CANTERA' DE BCOMÚ


Este cúmulo de entidades afines que ahora el partido riega con subvenciones ha servido también como cantera de dirigentes para la confluencia de izquierdas. Salen de este espacio la propia alcaldesa, Eloi Badia (Enginyers sense Fronteres) y Tatiana Guerrero (FAVB-Aliança contra la Pobresa Energètica), ahora asesora en políticas sociales públicas.


Por su parte, el Observatori DESC, no beneficiado en esta convocatoria pero sí en otras, y que comparte sede con las entidades que ahora han colado proyectos, ha sido la cantera de otros dirigentes de los comunes como la propia alcaldesa; Gerardo Pisarello, ex primer teniente de alcalde; Gala Pin, exconcejal de Ciutat Vella; Águeda Bañón, directora de comunicación del Ayuntamiento; Sílvia González, técnica de redes en el consistorio; y Carlos Macías, asesor de Alcaldía y que trabajó en DESC pero fue también portavoz de la PAH tras la entrada en política de Colau.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH