Los Mossos hacen público el protocolo de uso de los proyectiles de foam

|

El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Sàmper, ha hecho público este lunes el protocolo de uso de los proyectiles de foam que establece en qué situaciones se puede utilizar: "Cuando haya desórdenes públicos graves, para neutralizar conductas violentas o un riesgo para la integridad física".


Archivo - Arxiu - El conseller d'Interior de la Generalitat, Miquel Sàmper.

Sàmper @ep


En la inauguración de una nueva oficina conjunta de Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana de Barcelona, ha concretado que el protocolo también incluye la definición de qué son las balas de foam --herramientas policiales para controlar la situación y hacer que se vuelva a la normalidad-- su trazabilidad y su normativa de uso.


Según el protocolo, solo se podrá usar esta herramienta si lo ordena la persona que ejerce el mando del equipo policial y en el documento se subraya que antes de disparar "se tienen que haber agotado las vías de diálogo y mediación previas", que antes de utilizar esta herramienta se tendrá que avisar a las personas, y que solo se podrá dispara de abdomen hacia abajo, a no ser que el manifestante tenga objetos contundentes en sus extremidades, cuando se permitirá disparar a los brazos.


El documento también añade que excepcionalmente "en casos de extrema necesidad con peligro muy grave para las personas, para los agentes de policía o para los bienes, se podrá utilizar sin autorización de la persona que ejerce el mando superior inmediato".


Miquel Sàmper ha expresado en su intervención: "En un par de ocasiones me había comprometido en el Parlament a hacer públicos estos protocolos, con Irídia y con Amnistia Internacional y también con el Síndic de Greuges. Los Mossos d'Esquadra, mucho antes de estos compromisos míos ya estaba trabajando en esta mejora constante que tiene que tener el orden público y cualquier dispositivo por parte de la policía".


"Los publicamos hoy como ejemplo de transparencia y porque estamos trabajando en su mejora de manera constante. No quiere decir que estos sean malos, siempre serán mejorables. La jefatura está trabajando en la mejora de los protocolos", ha añadido.


La polémica de las herramientas utilizadas por parte de la policía catalana se inició en 2013, cuando agentes de los Mossos dispararon una pelota de goma a Ester Quintana, que perdió el ojo, y se ha reabierto durante las protestas contra el encarcelamiento de Pablo Hasel, cuando una joven recibió un disparo en el ojo supuestamente de un proyectil de foam que también le hizo perder la visión del ojo.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH