El Archivo Nacional de Catalunya abre sus puertas con motivo de la Semana Internacional de Archivos

|

Los archivos, sea del tipo que fueren, suelen ser instituciones poco conocidas por la generalidad de los ciudadanos. Sólo los investigadores, los estudiantes, acaso también los periodistas y aquellos que por necesidad buscan cualquier tipo de documento por razón de algún interés personal suelen visitarlos bien físicamente, bien ahora mismo por vía telemática. Es frecuente que ni siquiera sepamos cuál es su ubicación. Resulta por tanto muy útil que, de vez en cuando, sin alterar el silencio y el rigor del trabajo que se realiza discretamente entre sus paredes, abran sus puertas para que podamos acercarnos al tesoro documental que acumulan sus depósitos, porque allí está el reflejo nuestra propia historia.


ANC

Pablo-Ignacio de Dalmases


Con motivo de la celebración del 7 al 11 de junio de la Semana Internacional de los Archivos, el Archivo Nacional de Catalunya ha decidido celebrar una jornada de puertas abiertas que le ha servido, además, para celebrar con alguna demora por culpa de la pandemia el 40 aniversario de su fundación, que fue el 28 de noviembre de 1980. En sus inicios ocupó un edificio del Ensanche barcelonés, pero las necesidades de espacio, unidas a la exigencia de dotar a sus instalaciones de todos los elementos exigibles para la mejor conservación de su patrimonio, motivó que se buscara un emplazamiento más acorde con tales necesidades. 


El Ayuntamiento de Sant Cugat del Vallés cedió a este efecto un solar sobre el que se construyó un edificio diseñado por el arquitecto Josep Benedito y Rovira que está formado por cuatro bloques de seis plantas y sótano conectados por un patio interior. Allí se conservan en la actualidad fondos de las administraciones públicas (Generalitat, Administración periférica del Estado, Administraciones locales y judiciales, la antigua Administración Real y Señorial) así como de instituciones, asociaciones, fundaciones, fondos patrimoniales y familiares (marqueses de Castelldosrius, Sant Mori, Castillo de Torrent  y Comillas, condes de Güell y del Valle de Marlés, familia Güell López, linajes de Sentmenat y Crüilles de Peratallada y muchos más), registrales, religiosos, comerciales y de empresas (Cros, Tabacos de Filipinas, Maquinista Terrestre y Marítima, entre otras) y personales (D’Ors, Maciá, Prat de la Riba, Porcioles, Aiguader, Gassol, Saltor, Serrahima, Soldevila, Gali, Trias Fargas y un largo etcétera). A ellos se han sumado los fondos procedentes del Archivo de la Memoria Histórica (antiguo archivo de la guerra civil) de Salamanca, que han ido incorporándose en diversas etapas. Añádanse 6’8 millones de fotos y daguerrotipos, 0’2 de mapas y planos (entre ellos, los de Puig y Cadafalch), 0’02 de materiales audiovisuales y sonoros, y 0’13 de carteles, dibujos y grabados, así como 11’78 millones de ficheros digitales. También hay dos bibliotecas, auxiliar y de reserva, con unos 120.000 volúmenes (de ellos, 7.000 en la segunda).


El Archivo está atendido por 37 trabajadores, la mayoría de ellos funcionarios y en 2020 tuvo un presupuesto que rondaba los 2’7 millones de euros. Durante ese último año hubo 599.395 usuarios remotos y 3.955 personales y se atendieron 669.043 consultas por internet, 5.034 en sala y 6.132 por el servicio de información. También se celebraron cursos y seminarios (cuatro), exposiciones (cuatro), presentaciones (cuatro) y conferencias (28).


Las visitas organizadas con motivo de la Semana Internacional de los Archivos se inician en el jardín que rodea el edificio en el que se ha situado una exposición al aire libre sobre la mujer en la fotografía (madre, eficiente, intrépida, deportista, confiada, perdida, olvidada, moderna y entre otras mujeres). A continuación y ya en el interior, se recorren las instalaciones a partir del almacén de llegada de materiales. Sigue luego el paso por alguno de los depósitos, los servicios de restauración de documentos y el archivo de carteles y planos. En el transcurso del recorrido los visitantes pueden contemplar algunos documentos seleccionados, desde un pergamino de las rentas de Llers por el castillo de Güell de 1388, a varias actas del gobierno catalán tanto durante la segunda República, como durante el largo mandato de Jordi Pujol, pasando por el pasaporte del agente de policía Pedro Urraca Rendueles que fue quien dirigió la captura de Lluis Companys y su regreso a España para su procesamiento en consejo de guerra y subsiguiente fusilamiento (documento procedente del fondo cedido por la familia del funcionario). También pueden  contemplarse varios daguerrotipos y numerosas fotos. Finalmente se conoce la sala de consultas en la que se ha dispuesto una selección de las publicaciones que edita el propio Archivo.


El ANC tiene su sede, como hemos indicado, en San Cugat del Vallés, en la calle de Jaime I, nº 33, 08195.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH