sábado, 16 de octubre de 2021

“Historia de la transexualidad”: la larga marcha en busca del reconocimienro de la identidad sexual

|

Archivo - Banderas LGTBI.

@EP

Se ha dicho que la revolución más importante que se produjo en el siglo XX no fue

ninguna de las de contenido político, sino otra de carácter social, cual fue el pleno

reconocimiento de la igualdad de uno y otro sexo en todos los órdenes de la vida….

al menos en el llamado “primer mundo”. Quizá le corresponda al nuevo siglo

contemplar una continuidad de este proceso revolucionario en la larga marcha hacia

el reconocimiento de la identidad sexual de cada cual, una circunstancia que no tiene

que venir irremisiblemente condicionada por la mera apariencia física que se detecta

en el momento de nuestro nacimiento. He aquí un tema que ha dado lugar a toda

suerte de tratamientos, desde los más estrambóticos, desopilantes y descalificadores,

a los hoy cada vez más mayoritarios de carácter integrador. Este ha sido el objeto

del estudio que ha desarrollado el profesor de Secundaria Jesús Romanov López-

Alfonso en su “Historia de la transexualidad” (Almuzara).


El autor dedica una primera parte de su obra a explicar cómo se ha contemplado el

fenómeno de la transexualidad a lo largo de la historia y de este modo comprobamos

que ha sido casi siempre un tema tabú condenado al ocultamiento, la marginalidad o

el sometimiento a situaciones excepcionales en las que encontraba la única

oportunidad de manifestación, como era -y es- el caso de las fiestas de carnaval y

otras análogas. Constituye, en todo caso, una cuestión conflictiva porque ni antaño,

ni hogaño ha podido sustraerse a equívocos y confusiones con situaciones acaso

colindantes, pero diferentes, como pueden ser la homosexualidad, entendida como

atracción por el mismo sexo, o el travestismo, considerando como tal la utilización

ocasional de vestimenta propia de sexo diferente al de quien la lleva.


Pero el corpus principal de su estudio se refiere a la manifestación de la

transexualidad en la España contemporánea. Recuerda el autor el carácter represivo

que tuvo la ley de vagos y maleantes promulgada durante la segunda república,

particularmente en su reforma de los años cincuenta o en su transformación en ley

de peligrosidad social en los setenta, aunque parece que durante el franquismo no

hubo una represión patológica de la transexualidad siempre que no rebasara el

ámbito de la intimidad. Bien es cierto es hasta época muy reciente fue imposible que

las personas con una disfunción de género no tenían posibilidad alguna de llevar a

cabo su cambio de identidad bien porque los tratamientos clínicos eras casi

inexistentes, muy arriesgados, además de interdictos, bien por culpa de las trabas

jurídicas que hacían inviable una modificación legal del sexo originario. Quienes

sentían la pulsión de un sexo diferente estaban condenados a no ir más allá de un

travestismo ocasional o continuado y a recluirse en los trabajos artísticos -los

famosos “imitadores de estrellas”- o la prostitución. La gran meca española en el

tardofranquismo fue Barcelona, mientras que con la transición adquirieron

protagonismo Madrid y Sevilla.


Las reivindicaciones de los colectivos gais a partir de 1976, a los que se sumaron las

de los grupos trans, permitieron un cambio progresivo más acentuado en la

legislación que en la opinión pública, habida cuenta que incluso entre partidos

considerados de izquierda hubo una acusada intransigencia y/o condenación (las

tuvieron muy evidentes el PCE, PSP de Tierno Galván, PT, ORT y OIC) Han sido

necesarias cuatro décadas para que el reconocimiento de la transexualidad fuera no

sólo una conquista legal, sino también social y esto último con matizaciones que

Romanov trae a colación con numerosos ejemplos de actitudes homófobas,

retrógradas e intransigentes, cuando no sencillamente insultantes, que se

manifiestan indecorosamente en ciertos programas de televisión. En este sentido,

compara dos tipos de modelos antagónicos: el de Carmen de Mairena, la Veneno o

Paca la Piraña como muestra de una imagen degradada y caricaturesca y los de

otras personas trans que han conquistado su identidad sin merma de su rol laboral y

que permiten presumir un futuro mucho más igualitario y tolerante: desde actrices

como Bibí Andersen y Raquel Martínez, a Marina Echevarria Sáenz, primera

catedrática de universidad trans de España y Juana Bermejo Vega, investigadora

especialista en computación cuántica, pasando por la periodista Valeria Vegas o por

Angela Ponce Camacho, la primera modelo transexual y ganadora del título de Miss

Universo España. Y aún así, todavía pesan algunas losas sobre esa condición tan

duramente conquistada, no siendo la menor el hecho de que el 85 % las personas

trans padecen la situación de desempleo.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH