La pobreza se queda con la infancia

|


Archivo - Niños jugando

@EP


Un 33,4% de los menores de 18 años en Catalunya vive en situación de pobreza. Así lo revela el análisis que Save the Children ha hecho a raíz de los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE), recogidos por Instituto de Estadística de Catalunya (Idescat), y que ofrecen las primeras cifras oficiales sobre cómo la pandemia ha afectado a las familias.


La organización destaca que es un aumento de más de 31.100 niños respecto al periodo anterior, un 7,22% más. En total, el número de menores en pobreza se eleva a más de 462.000 por la crisis económica y social del covid-19. También destaca el incremento de menores de 16 años que vive en situación de privación material severa, que pasa de un 8,6% en 2019 a un 10,3% en 2020.


Ante estas cifras, la organización advierte que la pobreza afecta especialmente a la infancia, ya que el grupo de 0 a 18 años es el que tiene las tasas de pobreza más elevadas, un 33,4%, frente al 19,3% de la población entre 18 y 64 años y un 18,1% entre los mayores de 65 años.


Los hogares con niños presentan niveles más altos de pobreza que las familias sin menores a cargo, con un 24% de tasa de pobreza para los hogares con niños frente a un 12,5% para los hogares sin hijos.




"Los datos evidencian la necesidad de medidas urgentes para reducir la desigualdad y la pobreza", ha afirmado Emilie Rivas, responsable de Políticas de Infancia de Save the Children Catalunya, en declaraciones recogidas en un comunicado.


"La pobreza infantil impacta directamente en el talento y potencial de nuestra sociedad y sus efectos permanecen en el tiempo. En 4 de cada 5 casos, se transmiten de generación en generación. Tenemos que poner el foco en las iniciativas y acciones que permitan romper el círculo de transmisión de la pobreza", ha añadido.


¿QUÉ HACEN LAS INSTITUCIONES?


Al analizar qué políticas se están llevando a cabo para erradicar la pobreza infantil, la organización destaca que el porcentaje de gasto público en familia e infancia en Catalunya es "bajo desde hace años en comparación con la Unión Europea (UE) y poco efectivo".


Según los últimos datos oficiales (de 2014), solo se invierte el 0,8% del PIB en protección a la infancia, frente al 2,2% de media de los países de la UE, y las prestaciones sociales existentes solo reducen la pobreza infantil en un 20%. En este punto, Save the Children recuerda que el coste medio para poder criar a un niño o niña en condiciones dignas en Catalunya es de 600 euros mensuales, aproximadamente 7.200 euros anuales.


LAS PROPUESTAS


Para combatir la pobreza infantil, Save the Children propone a nivel estatal mejorar el Ingreso Mínimo Vital (IMV), que debería extenderse a jóvenes ex tutelados y reforzar la cantidad de la prestación en las unidades de convivencia con menores a cargo.


Según recoge Save the Children a partir de los últimos datos oficiales, de mayo de 2021, el IMV solo ha llegado a 46.410 personas en Catalunya, de las que 46.410 son menores de edad, muy lejos de dar cobertura a 462.000 niños y niñas en situación de pobreza en la Comunidad Autónoma.


En clave catalana, la ONG también considera que se debería reformular la Renta Garantizada de Ciudadanía (RGC) para que llegue a más niños en situación de vulnerabilidad. Actualmente, la RGC llega a 118.060 personas y 51.636 unidades familiares, pero solo 43.190 niños son receptores, ya que la mayoría de las personas que la perciben son adultos solos o dos adultos que comparten el mismo hogar, indica la organización.


Así pues, "habría que crear una nueva prestación que consistiera en un ingreso mensual destinado a aquellas familias con menores a cargo que tengan unos ingresos anuales por unidad de consumo por debajo del umbral de pobreza severa catalán (7.320 euros)", indican desde Save The Children. "El importe de esta prestación tendría que ser de 200 euros mensuales para las familias con un niño a cargo y que se incrementara en 100 euros por cada niño más".


Finalmente, la organización considera que Catalunya debería aprovechar el impulso de la Garantía Infantil Europea, que insta a asegurar el acceso gratuito y efectivo a servicios básicos para el desarrollo de la infancia como la salud, la educación 0-3, la educación infantil, la vivienda o la nutrición.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH