domingo, 26 de septiembre de 2021

Los médicos de los CAPS catalanes en contra del decreto que desprogramará visitas durante 3 meses

|

Delegados del sindicato Metges de Catalunya se manifestan en la plaza Sant Jaume de Barcelona para reclamar un incremento de los recursos destinados a la atención primaria

Protesta de médicos en Plaza Sant Jaume/ @EP


Los médicos de atención primaria han estallado ante la sistemática desprogramación de actuaciones no urgentes de sus pacientes para dar cabida a la quinta oleada del Covid-19 desde el viernes de la semana pasada. 


"Se está desprogramando lo que no es esencial, pero la afectación es pequeña porque con las vacaciones son semanas de poca programación" aseguraba el conseller Argimon con la mente puesta en el sistema hospitalario. Pero la Atención Primaria no está en absoluto de acuerdo. Sus pacientes necesitan atención continuada y lo que les sobra, advierten, no son enfermos sino burocracia.


LOS MÉDICOS DE PRIMARIA CREEN QUE LOS POLÍTICOS LO HAN HECHO FATAL DESDE EL MINUTO CERO


El lema #objeccióaldecret se extiende en las redes entre médicos de primaria que se resisten a dejar de lado a "sus pacientes", que llevan meses relegados. 


El decreto del Servei Català de la Salut (CatSalut) ordenaba el pasado viernes condicionar la actividad de los centros de la red pública (SISCAT) de modo que "se reserva toda la capacidad para actividad urgente y no emergentes no aplazable" a causa del impacto de la quinta ola. El objetivo, explica Salud, es preservar las vacaciones de los sanitarios y atender la demanda generada por el Covid. El decreto tiene una vigencia de tres meses.


Según los médicos de primaria "darle todo el protagonismo a la gestión de la Covid es desprestigiar la primaria" y añaden " qué mensaje damos si siempre, todo, se puede  desprogramar".


"Lo no urgente es más importante" advierte un  médico de familia, recordando que una primaria fuerte es la pieza fundamental de una sanidad pública fuerte. "La accesibilidad de la buena atención primaria mejora la salud de la población, está demostradísimo. Y no podemos dejar de atender finales de vida, procesos diagnósticos, situaciones vitales relevantes, duelos, cambios de hábitos, urgencias y sufrimientos varios".


Pero la primaria, ya al borde del colapso antes de la pandemia, ha seguido siendo durante la crisis del Covid la "cenicienta" del sistema público de salud. "Nuestra relación ya era complicada antes de la pandemia con los responsables políticos del sistema de salud. Pero la relación durante la pandemia se ha roto, si no definitivamente, sí profundamente. Podréis pensar que esto es fruto de la sobrecarga inevitable de trabajo, del estrés, de la fatiga pandémica y seguro que también eso nos ha influido. Pero es que habéis hecho fatal las cosas desde el día 0".


En el listado de errores de gestión  enumeran  la derivación del seguimiento de casos al 061, en manos de Ferrovial, los protocolos cambiantes, a veces en cuestión de horas, o la falta de medios. Añade un sistema de test "sospechoso" y lento en un principio, el Sistema Orfeo o la creación de vacunódromos. Y, por supuesto, la burocracia.


El soporte que necesita la primaria es mucho más técnico, de auxiliares de clínica,  administrativos sanitarios, "que aligere la burocracia que envuelve nuestro trabajo. Las tareas burocráticas como firmar las "bajas" que nos impiden hacer de médicos de familia".

1 Comentarios

1

Si no nos ponemos todos a una, pronto lo lamentaremos. No es falta de dinero, el poder financiero ha visto un negocio sin riesgo en la privatización de la sanidad y cuentan con políticos solapados para conseguir su objetivo. Que lo consigan o no, depende de la respuesta ciudadana.

escrito por Mariano López Ureña 27/jul/21    19:13

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH