Las personas con cáncer tienen una respuesta inmunitaria adecuada a la vacunación contra la Covid-19

|

Las personas con cáncer tienen una respuesta inmunitaria adecuada a la vacunación contra la Covid-19 sin experimentar más efectos secundarios que la población general, según muestran una multitud de estudios presentados en el Congreso anual de la Sociedad Europea de Oncología Médica (Congreso ESMO 2021), ESMO 2021, donde además se señala que la dosis de refuerzo puede mejorar la respuesta inmunitaria en pacientes con cáncer sin protección suficiente después segunda dosis.


Vacuna contra la covid-19

Vacuna @ep


Dado que los pacientes con cáncer fueron excluidos de los ensayos clínicos realizados para desarrollar las vacunas y respaldar su autorización de uso, las cuestiones de si las vacunas son seguras en esta población vulnerable y si proporciona una protección adecuada contra las formas graves de COVID-19 a las personas cuyo sistema inmunológico puede estar debilitado por varios medicamentos contra el cáncer hasta ahora se había dejado abierta.


"El congreso anual de la ESMO, celebrado por segunda vez en formato virtual este año en un esfuerzo adicional para proteger nuestra colegas, ha dedicado esfuerzos significativos para hacer de COVID-19 una prioridad. El hecho de que hayamos recibido más de 90 resúmenes sobre el tema, con excelentes datos, es una clara demostración de que esto era lo correcto", ha afirmado el director médico de ESMO, George Pentheroudakis.


Uno de los estudios inscribió a 791 pacientes de varios hospitales en los Países Bajos en cuatro estudios distintos grupos que comprenden individuos sin cáncer, pacientes con cáncer tratados con inmunoterapia, pacientes tratados con quimioterapia y finalmente pacientes tratados con una combinación de quimio-inmunoterapia, para medir sus respuestas a la vacuna de dos dosis de ARNm-1273 de Moderna.


A los 28 días de la administración de la segunda dosis, se encontraron niveles adecuados de anticuerpos contra el virus en la sangre en el 84% de los pacientes con cáncer que recibieron quimioterapia, el 89% de los pacientes reciben quimioinmunoterapia en combinación y el 93% de los pacientes reciben inmunoterapia sola.


Según el responsable de prensa de ESMO, el doctor Antonio Passaro, experto en cáncer de pulmón del Instituto Europeo de Oncología en Milán, Italia, que no participó en el estudio, estos resultados se comparan favorablemente con las respuestas de anticuerpos observadas en casi todos (99,6%) del grupo de personas sin cáncer. "Las altas tasas de eficacia de la vacuna observadas en todo el ensayo población, independientemente del tipo de tratamiento contra el cáncer, constituyen un mensaje fuerte y tranquilizador para los pacientes y sus médicos", señala.


Passaro destaca además la importancia de garantizar una vacunación completa de dos dosis para que los pacientes con cáncer desarrollar suficientes anticuerpos protectores contra el virus, ya que los datos del ensayo también mostraron que solo alrededor de uno de cada tres de los que recibieron quimioterapia sola o en combinación con inmunoterapia habían logrado una respuesta suficiente después de su primera inyección, la mitad que en el grupo de personas sin cáncer.


Esta observación se replicó en un estudio sobre los efectos del tozinameran (Pfizer - BioNTech) entre 232 pacientes con cáncer y 261 sujetos de control en Israel: mientras que menos de un tercio de las personas con cáncer (29%) desarrollaron anticuerpos después de recibir la primera dosis, en comparación con el 84% en el grupo de control, esta proporción aumentó al 86% después de administración de la segunda dosis.


La vacuna de refuerzo podría aumentar la eficacia para más pacientes según otro estudio en 585 pacientes con cáncer que recibieron dos dosis de tozinameran o de la vacuna COVID-19 de AstraZeneca en el Reino Unido, los que habían contraído COVID-19 (31%) tenía niveles más altos de anticuerpos neutralizantes de virus, incluso contra variantes como Delta, por lo que la vacunación pierde algo de su eficacia.


"Estos hallazgos brindan apoyo adicional al principio de ofrecer el ciclo completo, posiblemente incluyendo un tercera dosis de refuerzo, a pacientes con cáncer para mejorar su protección, porque sugiere que su sistema inmunológico responder a la estimulación adicional", afirma el doctor Luis Castelo-Branco, Médico Oncólogo, División Científica y Médica de la ESMO, experto sin vinculación a los estudios.


Otro estudio recientemente publicado en el 'New England Journal of Medicine' ha demostrado que un refuerzo de vacunación en personas 60 años o más, después de 5 meses desde que completaron su ciclo de vacunación, redujo la incidencia de Covid-19 y la posibilidad de una incidencia severa.


"Se necesitan más datos para comprender mejor para quién y cuándo se deben considerar estos refuerzos de vacunación, pero en general, tendría sentido priorizar a todos los pacientes con función inmunológica comprometida, incluidos los pacientes con cáncer. En el futuro, será importante reevaluar continuamente la eficacia de las vacunas contra las nuevas variantes de SARSCoV-2 a medida que surjan", continuó Castelo-Branco, enfatizando esa consideración especial y protección adicional deben proporcionarse medidas a subgrupos de pacientes, como los que padecen cáncer de sangre, ya que más de dos tercios (69%) de los cuales se encontró en un que no habían desarrollado ningún anticuerpo neutralizante contra la variante Delta actualmente dominante después de la vacunación.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH