domingo, 28 de noviembre de 2021

Elige

Lilia Cisneros Luján

En el análisis de los hechos relevantes de la semana pasada, empecé por tratar de adivinar cuál era la distancia entre los emocionados viajeros al espacio exterior, quienes manifestaron en Texas al dueño de la empresa que les vendió el viaje, que este costoso paseo para ver a la tierra desde muy lejos ha sido su mayor experiencia vital; y las miles de mujeres en escuelas y parques de la ciudad de México –con ropa que compraron en los tianguis a unos cuantos pesos por ser usada- esperando en una fila a recibir ayuda del bienestar para niños estudiantes -400 pesos- mayores de edad -2500 bimestrales- y un largo etcétera de caridades institucionalizadas. ¿Le dieron ganas de emigrar o se congratuló de la partida de sus privilegiados hijos que lograron un intercambio académico o una beca para estudiar en el extranjero?


Igualmente se presta a la reflexión el enterarse del ciudadano del país de nuestro norte que ante quien sabe que desesperanza, decidió terminar a plomazos con la vida de varias personas, en tanto que aquí nos cuesta trabajo continuar el recuento de conciudadanos ultimados en la puerta de su domicilio, la suma de empresarios que viajan en lujosas camionetas o trabajan en modestos changarros que estuvieron a punto de ser enviados a otro mundo o de plano se fueron inesperadamente y las víctimas de quienes cometen delitos que merecen penas extremas contra niñas, mujeres –de todas las edades- vástagos de adultos golpeadores, drogadictos o simplemente carentes de la más elemental moralidad a la que con tanta frecuencia apelan las autoridades. ¿Quiénes cree que están más atemorizados usted o los norteamericanos estadounidenses?


Mexico g1062f4472 1920

Pixabay


Imposible no considerar lo que pagan a un empleado por una hora de faena en Inglaterra Alemania o Francia y quedarse impávido ante la suspensión de labores de concesionarios gaseros o constructores en una posible refinería en Tabasco dispuestos a correr el riego de represión solo por intentar un paro o huelga buscando mejores condiciones de trabajo. ¿Buscaría emplearse en otro país aun cuando el costo de vivienda y alimentos sea infinitamente mayor que lo que pueden darle a su cuerpo unos tacos de tortilla y pollo guisado con chilito, cebolla y jitomate? Y de salud, es muy difícil hablar cuando todos los días enfrentamos el dolor y la desesperación de enfermos –niños y adultos- que, con la vista en la muerte, sufren por las dificultades de acceder a medicamentos ¿De verdad cree que en otros países hay más facilidades? ¿Sabía que muchos extranjeros o mexicanos extraditados voluntariamente regresan a la patria buscando a su dentista, el ginecólogo de confianza y el cardiólogo que siempre les ha cuidado? Y si de enseñanza se trata ¿En el extranjero hay las mismas oportunidades que aquí ofrecen las universidades públicas autónomas y todas esas privadas a las que se puede acceder con una beca?


Para ese gran conglomerado acusado de aspiracionista, fifí, explotador etc. el ver en las noticias como única excepción a los delitos que terminan en muerte o heridas, el del lanzamiento de 30 familias de un edificio cercano a gobernación y la orden de desalojo de decenas de casas derivado de derrumbes, socavones e inundaciones –sin omitir las invasiones ilegales y hasta los fraudes- el temor se torna en deseo de emigrar a ciudades urbanísticamente casi perfectas, que guardan entre los límites de cada vivienda el espacio necesario para sacar botes de basura, salir sin necesidad de usar el frente y sobre todo evitar que el vecino nos perjudique por recargarse en nuestro muro, como había sido planeado en Coyoacán o san Ángel por ejemplo. Estas dos hoy alcaldías fueron en algún tiempo foráneas a la capital y según los planos originales debía de haber cuando menos un metro entre muro y muro ¿Conoce de abusos que un propietario, por haber sido subsecretario de gobernación o aspirante a la rectoría, se comió ese espacio recargándose en la propiedad de la vecina para ganar unos metros? ¿Sabía que la SEDUVI finge demencia ante las centenas de denuncias de irregularidades como la que he descrito, así como violaciones a los usos de suelo? ¿Se atreverían los nuevos alcaldes a regularizar tales infracciones o preferirán continuar con sus campañas ante la posibilidad de reelegirse o ser jefes de la ciudad?


A partir de hoy que regresamos a color pandémico verde, el tema de los ambulantes, será más complicado por aquello de las facilidades a los restaurantes para ocupar banquetas y arroyo vehicular. Los perredistas que debieron archivar por más de dos décadas antecedentes de quienes en la ciudad de México contaban con permisos, no dejaron nada ¿qué líderes de verdad conocen lo acordado en otros tiempos? y los que han quedado tal vez no aceptarán perder esos ingresos “fantasmales” provenientes de extorsiones oficiales vinculadas con el uso del espacio público ¿tendrán la honestidad de dar los antecedentes a las nuevas autoridades? ¿Estas tendrán el valor de no quebrarse ante presiones callejeras y amenazas de grupos de interés crematístico?


Los migrantes tratan de llegar USA pasando por México ¿por qué será esa su segunda opción? ¿Qué es lo que hace que suizos, suecos, holandeses, europeos, haitianos y centroamericanos en general desean llegar a México?  Algo debe llamarles la atención, por sobre problemas que pudieran detenerlos; y entonces es válido saber por qué el turismo no es más una fortaleza. Se dice que es la ¡carencia de oportunidades! ¿Si Usted fuera inversionista preferiría el desierto de Sonora o el del Sahara? Con la internacionalización del planeta, legalmente es permitido tener más de una nacionalidad. Se de alguien que nació en Europa, de sangre tiene acceso a la estadounidense, pero a final de cuentas decidió ser mexicano –aunque esto le haya molestado a una ignorante burócrata de color en Chicago- porque en este maravilloso país, creció, se educó, tuvo hijos y finalmente prefiere el calor de este pueblo mestizo hasta el cansancio, con la mezcla de culturas aborígenes, visitantes de Europa, Asia y hasta África. La familia europea –primos hermanos- cuando mucho alcanzaron una carrera técnica, los de Estados Unidos se quedaron en el comercio y las artesanías y quien escogió México concluyó una licenciatura, varias especialidades y sus hijos llegaron a tener más de una carrera. ¿Usted que elige?

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH