Los Mossos alertan de un aumento "disparado" de falsos revisores que roban a ancianas

|

Archivo - Bloque de pisos en una imagen de archivo.

@EP


Las denuncias de falsos revisores del gas o la luz que aprovechan el engaño para robar a las víctimas se han disparado este 2021. Según datos presentados por los Mossos d'Esquadra, después de dos años con un centenar de casos conocidos, a finales de octubre de este año ya se ha llegado a las 186 denuncias, lo que la policía atribuye a que se ha reducido el estigma a la hora de informar del engaño en comisaría.


En ese tiempo, también han detectado un cambio de perfil en los ladrones que protagonizan el hecho delictivo. Cada vez les protagonizan más mujeres para ganarse la confianza de una mujer mayor sola en casa. Los Mossos informan que a menudo son parejas femeninas que tienen un vínculo familiar y que actúan por distintos puntos del territorio español.


Los datos sobre esta tipología delincuencial se han facilitado en la presentación de una nueva campaña de prevención, impulsada por la policía catalana en colaboración con la Federación de Gremios de Instaladores de Catalunya (FEGiCAT) y la empresa de sistemas de climatización BAXI.


La asociación de instaladores y los Mossos trabajan conjuntamente desde 2013, cuando se detectó la irrupción destacada de estos engaños, pero no ha sido hasta ahora que el fenómeno delictivo se ha disparado en denuncias. Para aumentar la conciencia sobre los falsos revisores, ahora se repartirán 500.000 carteles que se enviarán a comunidades de vecinos de toda Catalunya. Con ese impulso se calcula llegar a casi dos millones de ciudadanos.


UNA "PALETA" DE DELITOS


La clave de estos engaños es que pueden derivar en varios delitos, desde robos con violencia hasta fraudes con datos bancarios. El delito, predominante, pero es el hurto. El subjefe del Área Técnica y de Proximidad de Seguridad Ciudadana de los Mossos d'Esquadra, Sergi Martínez, detalla que cada vez se encargan de protagonizar estas trampas más "mujeres jóvenes" que visitan mujeres mayores solas.


Según el subinspector, generan "más confianza que un hombre" en las víctimas que deben abrirles la puerta de su casa. A menudo son dos mujeres las que actúan, forman parte de un clan familiar y cuentan con un conductor que les espera con un vehículo para irse rápidamente a otras citas delincuenciales. Además, la normalización de la mascarilla en la cara acaba de facilitarles un grado añadido de protección ante posibles identificaciones en el relato de las víctimas.


CRECIDA EXPONENCIAL


En el conjunto del 2019 los Mossos d'Esquadra registraron 96 casos de falsos revisores. En 2020 la cifra se mantuvo muy similar: 98 denuncias. Sin embargo, este año solo hasta el 25 de octubre ya se han contabilizado 186 denuncias. De hecho, solo en abril de 2021 se tramitaron tantas denuncias como en los cinco primeros meses de 2019, 31 y 32 respectivamente.


La policía catalana hace una doble lectura. Por un lado, reconoce que la pandemia llevó a los delincuentes a alejarse de la vía pública ya buscar nuevas formas de obtener ingresos ilícitos. Así, algunos optaron por las estafas presenciales y otros por los delitos digitales. Este cambio "ha venido para quedarse", apunta Martínez.


Sin embargo, el gran incremento de denuncias que se está experimentando este año tendría relación directa con que "policialmente se ha hecho mucha campaña preventiva durante 2020". Así, los Mossos ven clave haber aflorado"la cifra negra" de personas que no denunciaban pese a sufrir un engaño de esta tipología. "Las víctimas normalmente son personas mayores solas" que pueden tener reticencias a la hora de denunciar porque "no se han dado cuenta o por la propia vergüenza o porque la familia pueda regañarlas, entre comillas", apunta Martínez.


CONSEJOS DE ACTUACIÓN


Ante esto, policía y agentes implicados recuerdan que la revisión del gas es obligatoria únicamente cada 5 años, que primero se recibe una carta en el domicilio informante de la visita y que, finalmente, se coloca un documento informativo pocos días antes de la presencia de los revisores de la compañía, en el edificio. Además, insisten en que nunca se pide que se realice ningún tipo de pago ni en efectivo ni en tarjeta, ya que todos los pagos se vehiculan en la factura vinculada a la cuenta habitual.


Como prevención, los Mossos aconsejan que no se abra la puerta a ningún desconocido que no hubiera avisado previamente, que se vigile con los movimientos de quien entra en casa y que no se faciliten datos bancarios. Especialmente lo que buscan los ladrones es el código pin de la libreta bancaria o tarjeta de la víctima, que es el recurso más provechoso para conseguir grandes cantidades de dinero una vez fuera del domicilio.


La policía insiste en que estos grupos actúan de manera altamente profesionalizada y que pueden aparecer en pueblos pequeños, si bien prefieren las áreas metropolitanas como el entorno de Barcelona.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH