miércoles, 26 de enero de 2022

Ganaderos aseguran que la caca de vaca podría ser una solución para la crisis energética

|

Vacas pastando en el campo

Vacas pastando en el campo @ep


Un grupo de granjeros británicos está convirtiendo la caca de vaca en energía de vaca, en forma de “pilas” del tamaño AA. Las "baterías" recargables podrían ser una parte de la solución a la crisis energética de Reino Unido, ya que 1 kilogramo de caca de vaca puede producir 3,75 kwh de electricidad.


Esta es la energía suficiente para alimentar una aspiradora durante cinco horas o para planchar 3,5 horas. La cooperativa lechera Arla, que desarrolló las baterías con la empresa GP Batteries, afirma que la energía creada a partir de los desechos de una sola vaca podría alimentar eléctricamente a tres hogares durante un año.


Como resultado, su rebaño de 460.000 vacas podría suministrar electricidad 1,2 millones de hogares en el Reino Unido. Tener una fuente de energía confiable y consistente, como las heces de las vacas,p odría brindar nuevas oportunidades para alimentar los hogares y el transporte. Las vacas de Arla producen más de un millón de toneladas de heces al año.


0 Arla Cow Pattery 001

@Arla

 

Las heces se convierten en energía a través de un proceso llamado digestión anaeróbica. El agricultor de Arla, Neil Ridgway, dijo: “Hay mucho potencial para que las innovaciones, como la digestión anaeróbica, contribuyan a las necesidades de energía renovable del Reino Unido al tiempo que reducen las emisiones agrícolas con algo que está disponible en nuestras granjas: la caca. 


“En mi finca, ya utilizamos la energía producida a partir de heces de vacas para alimentar toda nuestra finca, pero esto podría ir mucho más allá. Incluso podemos utilizar el subproducto del proceso como fertilizante natural en nuestra tierra y, por lo tanto, cerrar el ciclo: es una situación en la que todos ganan", sentencia. 


Durante el proceso de digestión anaeróbica, la materia orgánica, como los desechos animales, se descomponen para producir biogás y biofertilizantes. Este proceso ocurre en un tanque sellado sin oxígeno llamado digestor anaeróbico, y el producto final es biogás.


Una vez que se limpia el biogás, se lleva a una unidad combinada de calor y energía (CHP), donde se utiliza para generar energía renovable. El producto final es un fertilizante natural rico en nutrientes, de emisiones reducidas, que se puede volver a poner en la tierra para ayudar a nutrir el suelo.


Graham Wilkinson, director de agricultura del grupo en Arla, agregó: “Arla está comprometida con la agricultura sostenible y la reducción de las emisiones de la producción de alimentos.

“Nuestros agricultores están constantemente explorando soluciones innovadoras, y después de nuestras pruebas con heces el año pasado, está claro que apenas hemos arañado la superficie"


Las granjas de Arla albergan alrededor de 460.000 vacas que proporcionan una fuente constante de estiércol, en otras palabras, caca, que se puede convertir en energía que tiene el potencial de hacer una contribución considerable a la cuota de energía renovable de Reino Unido", sentencian. “Un pequeño número de nuestros agricultores-propietarios ya están convirtiendo la caca de vaca en energía", aseguran. 


"Si el gobierno y la industria energética pudieran ver el potencial, la ampliación de la energía de las vacas podría cambiar las reglas del juego para el suministro de energía renovable del Reino Unido, al tiempo que ayudaría a reducir las emisiones en la agricultura", explican los ganadeors. 


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH