sábado, 27 de noviembre de 2021

Se cumplen 30 años de la muerte de Freddie Mercury: así fueron sus últimas horas en el mundo

|

Freddie Mercury of British rock band Queen performing at CNE Grandstand in Toronto

Freddie Mercury @ep


Es el 30 aniversario del día en que Freddie Mercury murió después de una larga batalla contra el sida. La estrella de Queen, que tenía 45 años en ese momento, se escondió en su amada casa, Garden Lodge, en Kensington, Londres, después de haber sido diagnosticada en 1987.


Su compañero Jim Hutton, que murió de cáncer de pulmón en 2010 con solo 60 años, documentó los últimos días de Freddie, compartiendo el dolor y la agonía que fueron acompañados de momentos de amor y alegría. En el mes anterior a su muerte, la pareja viajó de vacaciones a Suiza. Pero a su regreso, Jim tuvo claro que la salud de Freddie se estaba deteriorando.


Una vez de regreso en Garden Lodge, el cantante se fue a la cama donde dormía y miraba la televisión con sus amigos de confianza, incluidos Jim y su ex novia, Mary Austin. A pesar de los informes que afirman que la habitación de Freddie se convirtió en un 'mini hospital', Jim dijo que el único signo de enfermedad era un soporte de goteo junto a la cama en caso de que la estrella necesitara una transfusión de sangre.


Según el relato de Jim en su autobiografía, Mercury and Me, Freddie decidió dejar de tomar todos los medicamentos, excepto los analgésicos, dos semanas antes de su muerte. A medida que se debilitaba, también dejó de comer alimentos sólidos, consumiendo solo frutas y jugos de frutas.


Al presenciar cómo se apagava la estrella ante sus ojos, Jim dijo que había un debate sobre quitar el anillo de bodas que le había dado a Freddie en caso de que sus dedos se hincharan después de que él se fuera. Pero Freddie insistió en quedárselo, e incluso fue incinerado con él.


Fue el jueves 21 de noviembre cuando Jim se dio cuenta de que su tiempo con Freddie estaba llegando a su fin. Fue la última vez que la estrella enferma logró reunir la fuerza para aparecer en la ventana de su dormitorio y gritarle "¡chúee!" a Jim mientras cuidaba el jardín. Jim escribió: "Sabía que el final estaba muy cerca. Esa noche lo cuidé especialmente. Se quedó dormido y yo me acosté junto a él en la parte superior de la cama. Solo tenía que darme un codazo suave y estaría despierto si quería cualquier cosa·. 


Cuando amaneció, ya estaba completamente despierto, mirando la televisión en silencio. Freddie todavía estaba dormido, acurrucado en mi brazo y agarrándome de la mano. "De vez en cuando lo apretaba suavemente. '¿Me amas?' me preguntó cuando se despertó. Más que nunca quería escuchar lo mucho que lo apreciaba. 'Sí, te amo', le susurré y lo besé en la frente".


En la mañana del 24 de noviembre, Freddie se despertó a las 6 am y pronunció las dos últimas palabras: "Pis, pis'. Después de ayudar a la estrella "terriblemente débil" a ir al baño, Jim lo llevó de regreso a la cama. Pero cuando lo bajó, escuchó un 'crujido ensordecedor'. "Sonaba como uno de los huesos de Freddie rompiéndose, crujiendo como la rama de un árbol. Gritó de dolor y entró en una convulsión", relata Jim. 


Cuando Freddie se quedó dormido, llegó el médico y se quedó con él toda la tarde y la noche.

Tan pronto como se fue, Jim fue a reunirse con Freddie, y le dijo que necesitaba ir al baño. Sin saber cómo llevarlo después de lo sucedido durante la mañana, Jim fue a buscar ayuda.


Pero cuando regresó, Freddie se había hecho sus necesidades encima. Mientras Jim cambiaba las sábanas y ponía ropa limpia a su compañero, Freddie hizo su último movimiento antes de fallecer.


Jim recordó: "Mientras cambiaba a Freddie, sentí que intentaba levantar la pierna izquierda para ayudar un poco. Fue lo último que hizo. Lo miré, sabiendo él estaba muerto". Devastado, Jim tomó a Freddie en sus brazos y lo besó. Aún tenía los ojos abiertos, pero el dolor y el sufrimiento habían desaparecido de su rostro.


"Puedo recordar la expresión de su rostro, y cuando me voy a dormir todas las noches, todavía está ahí frente a mí", continuó Jim. "Se veía radiante. En un minuto era un niño con una carita demacrada y triste y al siguiente era una imagen de éxtasis. Toda la cara de Freddie volvió a ser todo lo que había sido antes. Por fin se veía totalmente en paz. Al verlo así me hizo feliz en mi tristeza. Sentí una abrumadora sensación de alivio. Sabía que ya no tenía dolor ".


Había un reloj de cuerda junto a la cama que Jim le había dado a Freddie, y lo detuvo en el momento exacto de su muerte. "Se leía las siete y doce", agregó. "Nunca lo he vuelto a encender".


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH