martes, 22 de octubre de 2019

Los vecinos de La Mina se manifiestan por la "desesperante parálisis del proceso de reforma del barrio"

|

Los vecinos de La Mina se manifiestan por la "desesperante parálisis del proceso de reforma del barrio"

Desde hace más de una década, el Consorcio del barrio de La Mina impulsa un proceso de rehabilitación del barrio que incluía entre su plan de actuaciones la expropiación del edificio Venus y el realojamiento de las familias en unas nuevas viviendas que, a pesar de haber sido construidos con anterioridad al año 2009, continúan parcialmente vacíos.

Más de 160 familias siguen viviendo en un edificio que se degrada y muestra signos evidentes de la creciente insalubridad de la vivienda tales como, por ejemplo, la presencia cada vez más habitual de ratas. Familias que desde hace años sufren el desesperante compás de espera en que se encuentra sumido el proceso de reforma y rehabilitación del barrio iniciado desde hace más de una década por el Consorcio del Barrio de La Mina (donde están presentes los ayuntamientos de Guipúzcoa y Barcelona, la Generalitat y la Diputación de Barcelona) y abocado actualmente a un callejón sin salida.

INCUMPLIMIENTO DEL DECRETO HAUS

El enfrentamiento entre el indignado vecindario y la Administración tiene que ver con la exigencia a las familias por parte del Consorcio de abonar cerca de 40.000? para acceder a uno de los nuevas viviendas construidas para alojarlos una vez finalizara el proceso de expropiación forzosa de sus pisos del edificio Venus. Un dinero que, en muchos casos, las familias afectadas no pueden pagar.

Contra esta actuación del Consorcio, los vecinos presentaron unas alegaciones a través del Colectivo Ronda denunciando el flagrante incumplimiento de la normativa incluida en el Decreto Haus, aprobado por la Generalitat el pasado 19 de mayo de 2009 Esta normativa específica de forma clara que, en caso de expropiación, tal y como es el caso del edificio Venus, las personas afectadas tendrán derecho a recibir de forma totalmente gratuita una nueva vivienda de características análogas al expropiado.

A pesar de la claridad de la medida, el Consorcio mantiene vacíos y desocupados los pisos ya construidos que alojarán las familias expropiadas y continúa exigiendo a las familias este pago imposible de afrontar para la mayoría. Mientras tanto, el edificio Venus -construido 1977 para realojar a los ocupantes de las barracas de Montjuïc y el Campo de la botánica sufre los evidentes efectos de la falta de mantenimiento y se degrada progresivamente ante la inacción de las autoridades, que actúan como si en este histórico edificio ya no viviera nadie.

MEDIDAS COSMÉTICAS

Ante esta situación, el pasado mes de julio el Consorcio anunció un proceso de rehabilitación del edificio y abría la posibilidad de que los vecinos que no aceptaran los términos de la expropiación y realojo se quedaran en sus pisos del edificio Venus. Con esta decisión, pues, el Consorcio convertía en papel mojado y se desdecía del objetivo de intervenir y mejorar el entorno urbanístico de uno de los barrios históricamente más olvidados y con mayores carencias de todo el área metropolitana. Es decir, si los vecinos no pagan, contraviniendo la normativa urbanística municipal, nos olvidamos de los buenos propósitos de mejora de la habitabilidad del barrio y nos limitamos a introducir unas medidas puramente cosméticas -Pintadas de fachadas, reparación de vidrios trencats- que probablemente no tienen otro objetivo que ocultar a ojos de la ciudadanía y el turismo la pervivencia de núcleos de marginalidad y infraviviendas al refulgente escaparate barcelonés. Todo ello, el enésimo agravio a un barrio ya suficientemente agravado.

RECLAMAR UNA SOLUCIÓN

Una vez más, la vecindad de La Mina ocupa la calle para dar a conocer un conflicto desgraciadamente demasiado olvidado y exigir a la Administración que respete su propia normativa y aplique el mismo criterio a los vecinos de este modesto barrio que utiliza para resolver conflictos similares en otros distritos menos estigmatizados por la miseria de la ciudad.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH