El ICAM reivindica el "carácter objetivo" de sus controles de la incapacidad médica

|


Catalunya Press.- El Institut Català d’Avaluacions Médiques (ICAM) ha negado a Catalunya Press «el seguimiento sistemático contra la gente que tiene una baja médica» del que lo han acusado miembros del Col·lectiu Ronda (una cooperativa nacida hace 41 años para defender los derechos de los trabajadores). Estas declaraciones fueron recogidas por este diario con motivo de la acampada que Natividad López Gama, de 32 años, está llevando a cabo desde el pasado 6 de octubre a las puertas de la entidad para protestar por su situación.


La joven denuncia que un ictus cerebral, un trombo en la cariótida, un infarto de corazón –y sus consecuencias, como migrañas y problemas digestivos, entre otros--, además del hecho de tener que visitar el médico tres o cuatro veces por semana no han sido motivos suficientes para que el ICAM –que en septiembre le dio el alta médica por «posibilidad de mejora»-- le concediera la incapacidad permanente.


«En ejercicio de las funciones que tiene atribuidas como inspección médica, el ICAM lleva a cabo el control de las personas que se encuentran en situación de baja médica por incapacidad temporal (IT), lo que se lleva a cabo en aplicación de la normativa vigente en materia de la Seguridad Social», asegura el departamento de prensa del ICAM, quien destaca el «carácter objetivo» de este control.


RECHAZO DE LOS DATOS APORTADOS POR ‘CRÍTIC’


Además, este organismo asegura que para el año 2015 el porcentaje de altas por inspección se sitúa en un 21,59%; el de las propuestas de continuidad en situación de IT, en un 64,36%; y el de propuestas de alta por inicio de procesos de incapacidad permanente (IP), un 14,05%. Estos datos aportados por el ICAM no están publicados y por tanto su veracidad no se puede comprobar, ya que el organismo «aún no ha realizado su pertinente memoria del año 2015».


El ICAM añade además que las bajas que él controla «representan aproximadamente entre un 7% y un 8% de las bajas que se producen en Catalunya».


CONVENIO DE COLABORACIÓN ENTRE EL ICAM Y EL INSS


Como informaba el abogado Miguel Arenas, miembro del Collectiu Ronda, cada cuatro años se firma un convenio de colaboración entre el ICAM y el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Pero, según el ICAM, «este convenio se firma con todas las comunidades autónomas, excepto País Vasco y Navarra, con un redactado prácticamente idéntico», lo cual en su opinión desmiente lo dicho por el abogado, que ve en Catalunya una comunidad «pionera» en toda España del «control excesivo de la incapacidad laboral» y en la «privatización progresiva de la sanidad pública».


Uno de los asuntos más controvertidos de cuantos conciernen al ICAM son los incentivos que supuestamente estarían cobrando los médicos por dar altas médicos. Diferentes enfermos crónicos lo han venido denunciando, pero el organismo de la Generalitat lo niega: «El convenio [entre el ICAM y el INSS] incorpora un Plan de actuaciones anuales que recoge las diferentes actuaciones y objetivos. Se trata de actuaciones de muchos tipos que abarcan, entre otros: objetivos de racionalización del gasto, informatización y transmisión por vía telemática al INSS de los informes de IT dentro de los plazos y con la informaciones necesarias, cumplimentación correcto del partes médicos con códigos diagnóstico, aplicación de tablas de duración de los procesos, reconocimientos médicos a trabajadores (que en ningún caso debe interpretarse como altas médicas) adecuación de las duraciones, y actuaciones en materia de formación e información», explica en su comunicado.


Para el abogado Miguel Arenas, la expresión «racionalización del gasto» es solo una manera de no decir abiertamente que «se está recortando en la duración de las altas». Además, critica el «lenguaje confuso» que, según él, utiliza el ICAM.


Conviene decir que en el BOE del 4 de octubre del 2010, hay un punto destinado a la «distribución del incentivo económico» que dice: «La cuantía transferida irá destinada a incentivar a los agentes participantes en estas experiencias y a la modernización y mejora de los recursos informáticos y materiales empleados en las mismas, distribuyéndose entre ellos, de conformidad con los criterios que se fijen en la Comisión Mixta contemplada en el Convenio. Dichos agentes serán: Médicos Inspectores-Evaluadores del ICAM, médicos de atención primaria y especializada y otro personal que participe en las experiencias de la administración».


SUPUESTOS INCENTIVOS


Según el organismo, el dinero que abona el INSS en Catalunya en ejecución del convenio «no es para dar altas médicas», sino para «alcanzar los objetivos establecidos en el Plan de actuaciones anual en los ámbitos mencionados». También asegura que el hecho de que no existan Inspectores Médicos del INSS en la Administración de la Generalitat hace que sean los propios médicos del ICAM quienes realicen los controles médicos de los procesos de incapacidad temporal (con la correspondiente cuantía que el INSS abona a Cataluña por ello, recogida en una cláusula adicional).


Por último, el ICAM insiste en que «las retribuciones de los médicos del ICAM son las aprobadas para todo los funcionarios de la Generalitat y no consta ningún tipo de complemento retributivo que contemple este incentivos».


Preguntada Consol Lemonche, directora del organismo, por Catalunya Press acerca de por qué considera que existe tanto malestar ciudadano (expresado en denuncias y movilizaciones recogidas por diversos medios de comunicación) en torno a la labor desempeñada por el ICAM, ha respondido a Catalunya Press lo siguiente: «De las 800.000 bajas que hay en Catalunya cada año, el ICAM visita entre 70.000 y 80.000. Nos llegan los casos más conflictivos, con más problemas. Personas a las que la mutua no les puede dar el alta. O personas que van alargando bajas y el médico ya no sabe qué hacer. A lo mejor por una lumbalgia, por la que tú puedes estar de baja 15 días, a ellas les dura seis. El médico de cabecera no se atreve a darles el alta y las envía al inspector».


Los casos de enfermos denunciantes del ICAM que recogió Catalunya Press fueron el de Natividad López (que tuvo un ictus cerebral, un trombo en la cariótida y debe visitar al médico entre y cuatro veces por semana), Verónica Álvarez (que debe sondarse seis veces al día y en lo que va de año ha estado 11 veces en urgencias) y Josep Maria García (enfermo del Síndrome de Sensibilidad Central que debe estar constantemente con una máscara de carbón activo y que no tolera las colonias, el tabaco y el humo de los coches, entre otras). 


Tanto Natividad López como Verónica Álvarez recibieron el alta del ICAM este año, y a Josep Maria García le rebajaron la incapacidad de la absoluta a la total.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH