miércoles, 19 de junio de 2019

Los rebeldes aseguran que han matado a tiros en el aire a los dos pilotos rusos del caza derribado

|


Un dirigente de una brigada turcomana presente en Siria ha asegurado que sus fuerzas han matado a tiros a los dos pilotos rusos que lograron salir eyectados del caza Su-24 derribado por las fuerzas de Turquía.


El Gobierno ruso se ha limitado a decir hasta ahora que los dos pilotos salieron de la aeronave antes de que ésta cayese a tierra, pero no ha informado de su situación. Según el subcomandante de la brigada, Alpaslan Celik, fueron tiroteados cuando descendían en paracaídas.


"Ambos fueron hallados muertos. Nuestros comandantes abrieron fuego y los mataron en el aire", ha relatado cerca de la localidad de Yamadi mientras sostenía lo que parece ser parte de un paracaídas.


El Gobierno turco convocó la semana pasada al embajador de Rusia en protesta por los intentos bombardeos que Moscú está efectuando sobre localidades del norte de Siria mayoritariamente pobladas por turcomanos (sirios de ascendencia turca).


El Ejército turco ha anunciado este martes el derribo en el norte de Siria de un avión de combate de fabricación rusa que había violado su espacio aéreo mientras que el Ministerio de Defensa ruso ha confirmado que uno de sus aparatos se ha estrellado en la zona pero lo ha atribuido a un "ataque desde tierra".


No es la primera vez que Turquía denuncia la entrada en su espacio aéreo de aviones rusos desde que Moscú inició el pasado 30 de septiembre su operación aérea en Siria pero ésta es la primera vez que derriba uno de estos aparatos. En el pasado, ha derribado aparatos de la aviación siria por este mismo motivo.


Según el comunicado del Ejército de Turquía, dos aviones F-16 han derribado un avión de combate no identificado por violar el espacio aéreo turco tras haberle advertido en hasta diez ocasiones en un lapso de cinco minutos. Fuentes de la presidencia turca han precisado que el avión derribado es un Su-24 de fabricación rusa.


El derribo se ha producido en el norte de Siria, en la localidad turcomana de Bayirbucak, cerca de la frontera, según la agencia oficial Anatolia. La cadena de televisión privada Haberturk, la primera en dar la noticia, ha mostrado imágenes del aparato en llamas.


Las imágenes de vídeo publicadas por Anatolia muestran aparentemente a los dos pilotos del aparato saltando en paracaídas del mismo.


Entretanto, la oficina del primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, ha informado de que éste ha dado instrucciones al titular de Exteriores de que consulte con la OTAN, Naciones Unidas y otros países relacionados sobre los últimos sucesos en la frontera. Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha sido informado por el jefe del Estado Mayor sobre lo sucedido.


Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, el avión se ha estrellado en una zona montañosa en el norte de la provincia de Latakia, donde ha habido bombardeos aéreos previos y donde las fuerzas progubernamentales han estado enfrentándose a los insurgentes.


VERSIÓN DE MOSCÚ


"Nuestro avión fue derribado en territorio sirio por un misil aire-aire disparado desde un F-16 turco", ha asegurado Vladimir Putin, a pesar de que anteriormente el Ministerio de Defensa de Rusia había informado de un supuesto ataque desde tierra. Los pilotos lograron eyectarse del aparato.


Desde el Kremlin, aunque se ha calificado de "incidente muy grave" lo sucedido, se ha optado por la cautela hasta tener muy claras las circunstancias en las que se han producido los hechos.


"Hasta ahora no hemos escuchado el motivo del siniestro de nuestro avión por parte del Ministerio de Defensa", ha incidido el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, que sin embargo sí ha dejado claro que el aparato "estaba en el espacio aéreo sirio, sobre el territorio de Siria".


"Sería erróneo hacer algún tipo de conjetura ahora mismo, hacer ninguna declaración hasta que tengamos una imagen completa" de lo sucedido, ha defendido, aclarando que el presidente ruso, Vladimir Putin, podría comentar este asunto durante su encuentro de este martes con el rey Abdalá II de Jordania y que podría haber "algún tipo de reacción".


El suceso se ha producido después de que Turquía haya solicitado esta semana una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para discutir los ataques contra turcomanos en la vecina Siria y de que la semana pasada Ankara convocara al embajador ruso para protestar por el bombardeo de sus localidades.


Unas 1.700 personas han huido de la zona montañosa en la frontera con Turquía como resultado de los combates en los tres últimos días, según reveló este lunes un responsable turco. Los aviones rusos han bombardeado la zona en apoyo a las operaciones terrestres por parte de las fuerzas del régimen de Bashar al Assad. 



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH