domingo, 22 de septiembre de 2019

Los partidos catalanes polarizan en campaña sus planes para Catalunya apelando al voto útil

|


Los siete principales candidatos catalanes de las elecciones generales han ido polarizando sus propuestas sobre el futuro político de Catalunya, durante la campaña que acaba este viernes, y por eso se han presentado cada uno como el auténtico voto útil.


Ideológicamente, Jorge Fernández Díaz ha presentado al PP como antídoto contra un Gobierno PSOE-Podemos; Carme Chacón ha defendido que el voto socialista concentre el voto progresista; Xavier Domènech (EnComúPodem, que incluye a Podemos) ha buscado precismaente atraer a socialistas decepcionados, además de la izquierda soberanista; y Gabriel Rufián ha apelado a combinar ese progresismo con el independentismo.


Francesc Homs ha pedido el voto a DL como lista sólo catalana, a diferencia de PP, PSC y C's; en cambio, Juan Carlos Girauta se ha desmarcado de PP y PSC, como el partido renovador; y Josep Antoni Duran no ha defendido a Unió como renovador, sino justamente como el partido que crea propuestas nuevas pero siendo fiel a sus raíces.


Sobre el proceso soberanista, ERC y DL han coincidido en defender que la única opción política para Catalunya es ya la independencia, frente a la apuesta de EnComúPodem por un referéndum catalán, y la de Unió para que la Constitución reconozca reivindicaciones catalanas, mientras que PP y PSOE se presentan como el voto que asegura la unidad de España frente a todos los demás, y C's se define como el único realmente renovador ante los dos grandes partidos, también para renovar la reorganización territorial del Estado.


POR PARTIDOS


La tesis de DL, defendida por su candidato Francesc Homs y por el presidente Artur Mas, es que Catalunya puede ser clave para evitar un pacto PP-C's; de ahí que los soberanistas deban volcarse en las urnas como lo hicieron en el 9N y en las catalanas: "Cuantos más votos de DL haya en la urna, más pequeños serán PP, PSC y C's, y más grande Catalunya", dijo Mas en un mitin reciente.


Fernández Díaz ha ido multiplicando su énfasis en pedir apoyo al PP como el voto útil porque alerta de que una fuga de votos a C's pone en juego la Presidencia de Mariano Rajoy y la continuidad de la recuperación económica; y alerta también de la alternativa, que define como una "coalición de perdedores" o 'Psoemos' --como ha bautizado a un hipotético acuerdo PSOE-Podemos-- alegando que llevaría a España a una situación similar a la de Grecia.


ERC, que ha llamado al voto independentista que movilizaron en las catalanas, ha advertido desde el principio de que su adversario es C's, y han pasado de no citar a Podemos ni a EnComúPodem a decir después que les consideran de los suyos pero creen que su propuesta de referéndum es irrealizable, por lo que les esperan la noche del 20D, cuando vean los resultados y se convenzan que el único proceso constituyente debe ser el catalán.


Precisamente las encuestas pronostican la victoria en Catalunya de Xavier Domènech (EnComúPodem), que ha buscado seducir a soberanistas de izquierdas y a socialistas decepcionados, planteándoles un referéndum vinculante sobre la independencia de Catalunya --Pablo Iglesias promete que sea una condición para investir en caso de pacto--; y Domènech también promete el "rescate ciudadano": medidas como una renta mínima garantizada de 675 euros, salario mínimo de 1.000 euros, banca pública, dación en pago y más inversión contra la violencia de género.


Las encuestas avisan de que Unió puede salir del Congreso, pero Josep Antoni Duran (Unió) aspira a obtener 2-3 diputados con su propuesta de una disposición adicional catalana en la Constitución --que no requiere reformar la Carta Magna-- para dar a Catalunya soberanía en lengua, educación y cultura, y un concierto económico y fiscal: ésta es su principal arma para atraer a indecisos y a los que votaron a JxSí el 27S pero ahora están defraudados por las negociaciones con la CUP para investir a Artur Mas presidente del Govern.


La negociación JxSí-CUP ha sido una de las grandes críticas de Juan Carlos Girauta (C's), además de afear al resto de candidatos que busquen la confrontación y el ataque personal, frente a "las propuestas y la ilusión" quiere aportar; y Girauta también ha sido especialmente duro con Ada Colau (que cierra la lista de EnComúPodem), a quien acusó de arruinar a los comerciantes y de estar detrás de los escraches de la PAH que C's, PSC y PP han sufrido en campaña --Colau le había comparado con una rata que huye de un barco por haber pasado de ser candidato del PP a serlo de C's--.


Carme Chacón también ha pensado en EnComúPodem y Podemos cuando ha pedido constantemente "concentrar el voto progresista en el PSOE, porque es la única opción que sirve para echar a Rajoy", como también han ido defendiendo varios líderes socialistas con los que ha compartido mítines --incluidos José Luis Rodríguez Zapatero, Francina Armengol y Ximo Puig--, en una clara apelación al voto útil y después de que las últimas encuestas apunten a un ascenso de Podemos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH