martes, 30 de noviembre de 2021

Casi la mitad de los catalanes no va a la biblioteca nunca

|

Bibliotecas


Catalunya es una de las comunidades que más usuarios de bibliotecas públicas tiene. Pero aún así, hay un importante sector de la población que no se acerca a ellas ni tiene intención de hacerlo.


Un 45% de la población catalana mayor de 14 años no hace uso de las bibliotecas públicas. Además, los mayores de 65 años son los que menos acuden a ellas, según el 'Estudio de personas no usuarias de bibliotecas' del Servicio de Bibliotecas de la Conselleria de Cultura de la Generalitat y de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).


De este 45% de población que asegura que no ha ido a la biblioteca desde hace más de un año o no ha ido nunca, un 31% afirma que no irían o volverían independientemente de los cambios que se hiciesen en el equipamiento.


En la presentación del estudio, la jefe del Servicio de Bibliotecas, Carme Fenoll, ha explicado que esa parte de la población que no encuentra interés en ir les preocupa y serán uno de los focos en los que se centrarán para redibujar o idear nuevos servicios.


Ha valorado positivamente que un 55% de la población acuda a las bibliotecas, que sitúa a Catalunya en la franja media-alta junto a países como Finlandia, y que éstas sean valoradas por los usuarios con un nota de 8,3.


En el segmento de edad entre los 50 y 64 años el porcentaje de no usuarios es del 54%, mientras que es del 55% en los mayores de 65 años, y en cambio tres de cada cuatro jóvenes de entre 15 y 24 años usa la biblioteca.


Las investigadoras Núria Ferran-Ferrer y Mireia Fernández-Ardèvol han valorado que este porcentaje de jóvenes "suba con el hábito" de ir a la biblioteca, que a la vez es el colectivo que pide más mejoras.


La mitad del colectivo de no usuarios tiene estudios primarios o inferiores; los hombres presentan una mayor tendencia a no ser usuarios, y un 50% de los que no acuden no disponían de biblioteca escolar o tiene un recuerdo negativo.


Ocho de cada 10 personas no usuarias de bibliotecas públicas tampoco son miembros de ningún grupo, entidad o asociación cultural.


EXUSUARIOS


El estudio, para el que se entrevistó a 1.205 personas por teléfono, también define el perfil del exusuario, cuya franja de edad predominante es la de entre 35 y 49 años, con un consumo cultural alto y sofisticado, y con muchos libros en su casa


El exusuario --que hace más de un año que no va a la biblioteca-- utilizó la biblioteca cuando estudiaba y ahora considera que en Internet tiene todo lo que necesita, y Fenoll ha remarcado que muchos de estos son lectores.


Fenoll ha asegurado que con estos datos harán 'focus groups' en otoño para ver si es necesario replantear espacios en las bibliotecas e incorporar servicios entre los perfiles menos habituales y desarrollarán campañas de comunicación para atraer colectivos a los equipamientos.


La jefe del Servicio de Bibliotecas ha asegurado que el estudio se repetirá a finales del año que viene para ver la evolución, y ha anunciado que en 2017 se hará otro sobre cómo se complementan las bibliotecas y las librerías.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH