miércoles, 13 de noviembre de 2019

Una polémica exposición llevará estatuas franquistas en el Born

|

Lavictoria


Vuelve la polémica en el Ayuntamiento de Barcelona. En este caso, la culpable es una exposición que llevará estatuas franquistas en plena calle, justo delante del Born Centro Cultural después de que el Ejecutivo encabezado por Ada Colau haya decidido reformular el espacio para darle más usos -antes centrado en la conmemoración del 1714-.


Según ha avanzado 'La Vanguardia', entre las estatuas que se podrán ver en la calle, estarán 'La Victoria, que coronaba el Cinco de Oros y que se retiró de Barcelona el 30 de enero de 2011 -situada al pie de la obelisco situado en el cruce de la avenida Diagonal y el paseo de Gràcia.


También estará una estatua decapitada de Franco a caballo que había en Montjuïc. La muestra, titulada 'Franco, Victoria, República' se estrenará en octubre.


Las críticas por parte de la oposición no han tardado en llegar y el jefe del grupo municipal de ERC, Alfred Bosch, ha pedido a Colau y Collboni, mediante un comunicado, que eviten la exhibición.


"En un país donde se hubiera juzgado a los verdugos y enterrado a las víctimas sería difícil de entender pero se podría llegar a plantear como elemento cultural. Mientras las fosas de la Guerra Civil siguen sin abrirse, que se plantee esta exposición es ofensivo para las víctimas, da una imagen de normalidad que no existe ".


De hecho, tanto él como el republicano diputado en el Congreso, Joan Tardà, han expresado su indiganció en Twitter.



También desde el nuevo Partido Demócrata Catalán ha acusado a BComú y el PSC de "banalizar" el franquismo.



RESPUESTA DEL AYUNTAMIENTO


Gerardo Pisarello, ha defendido este miércoles que la exposición pretende generar una "reflexión" sobre esta dictadura. "Rompe un vacío moral, un silencio en torno a lo que significó el franquismo", sostuvo en declaraciones a los periodistas.


Ha señalado que "no sólo sirve para una reflexión sobre lo que significó el franquismo, sino sobre su impunidad", y ha señalado que esta puede ser una discusión incómoda porque no se ha abordado el fenómeno adecuadamente.



"Precisamente porque las heridas no están bien cerradas se debe tener es discusión. Puede ser incómodo, pero se ha de tratar el fenómeno", subrayó sobre la exhibición, que está lejos de cualquier apología y que lo que pretende es avanzar hacia la reparación, en palabras de Pisarello, que ha recordado que la estatua de Franco no tiene ninguna.


Ha insistido en que el debate puede resultar incómodo para la gestión de la dictadura ha sido absolutamente deficiente, según él, y ha apostado por "confrontar la ciudad ante sí misma para ver las razones de la impunidad", como han hecho otras urbes europeas, entre las que citó Berlín.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH