jueves, 22 de octubre de 2020

Histórico pase a la final del baloncesto femenino en los Juegos de Río

|

Fotonoticia 20160818214330 640



La selección española femenina de baloncesto ha logrado el mayor éxito de su historia accediendo a la final de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, después de completar una magnífica actuación ante Serbia (68-54).


En su cuarta participación olímpica, España ya se ha asegurado al menos la plata y el próximo sábado (20.30 hora española) luchará por el oro presumiblemente contra la todopoderosa selección estadounidense, siempre que se cumpla el pronóstico en la segunda semifinal ante Francia.


Independientemente de lo que ocurra en la final, este resultado ya supone un éxito enorme para las chicas de Lucas Mondelo y cierra un ciclo histórico iniciado tras la amarga ausencia en los Juegos de Londres: oro en el Eurboasket'13, plata en el Mundial'14 y bronce en el Eurobasket'15.


En su segundo duelo en estos Juegos contra Serbia, a la que había superado con mucho trabajo en la primera jornada (65-59), la selección española completó un exhibición desde el primer cuarto, que cerró con una ventaja de 20-9. La labor defensiva, tan excelente como pulcra -ni un tiro libre concedido-, abría la puerta de la final.


El único momento de duda en todo el encuentro llegó al inicio del segundo cuarto, cuando España estuvo cuatro minutos sin sumar y Serbia, de la mano de su máxima anotadora Sasa Cado (12), se apuntó un parcial de 2-11 que le devolvía de lleno a la pelea (22-20, min.15). En ese único momento de zozobra, Ndour reforzó el abrumador dominio interior de Nicholls para encaminar un 7-0 que mantenía una leve renta al descanso (33-28).


UNA SEGUNDA PARTE PARA ENMARCAR 


En el ecuador, España doblaba en rebotes al equipo balcánico (26-12), una superioridad bajo los aros en la que volvió a apoyarse en el tercer cuarto para sentenciar la semifinal. Igual que en el primer cuarto, el sistema defensivo diseñado por Mondelo y el convencimiento de todas sus jugadores ahogaron a las serbias, esta vez hasta su hundimiento total.


Más de seis minutos estuvieron sin anotar las pupilas de Marina Maljkovic, hija del ilustre Bozidar, y España aceleró en ataque, aprovechando la esperada irrupción de Alba Torrens (14 puntos), para poner tierra de por medio con un 13-2 (46-30, min.38). Sonja Petrovic escenificaba la frustración serbia rompiendo un cartel a patadas tras perder un balón y los árbitros no perdonaban la falta técnica.


La selección española, que nunca ha perdido con Serbia, se dedicó a controlar el partido en el último cuarto, donde llegó a dominar por 19 (65-46, min.38), para confirmar el mayor logro de su historia. Hasta la suerte les sonrió y Torrens recogía un rebote sentada en el suelo. Las lágrimas de Nicholls, que no pudo aguantar ni a que acabara el partido, demostraban que el logro era demasiado apabullante incluso para la brava pívot santanderina.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH