El nuevo contrato de limpieza de Barcelona fomentará la inserción laboral

|


Barcelona 1


El Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado la licitación del nuevo contrato de servicios de limpieza de pintadas y de retirada de carteles y elementos en la vía pública para el periodo entre este año y 2019, por un importe de 11,8 millones de euros y con la previsión de que empiece en noviembre.


El nuevo contrato incluye novedades como el fomento del empleo de personas con dificultad de inserción en el mercado laboral, ya que prevé criterios de diversidad funcional, igualdad de género y conciliación, en la línea de la contratación pública social y ambientalmente responsable, ha explicado este martes el director de Limpieza y Gestión de Residuos, Carlos Vázquez, en declaraciones a los periodistas.


Así, todas las bajas, sustituciones y nuevas contrataciones deberán realizarse con personas con dificultades de inserción, hasta llegar al 5% del total de la plantilla, y un 5% del presupuesto de adjudicación se debe subcontratar a centros especiales de trabajo y a empresas de inserción sociolaboral.


El contrato actual ha finalizado este agosto y, para mantener el servicio hasta la entrada en funcionamiento del nuevo -que prevé la subrogación de los trabajadores-, el Ayuntamiento ha planteado un contrato puente negociado con la empresa actual y con una duración máxima de tres meses.


VALORACIÓN DE LAS OFERTAS 


Las ofertas presentadas se valorarán teniendo en cuenta el hecho de que propongan un número superior de equipos a los definidos en el pliego de cláusulas, que prevé 30 equipos de limpieza y retirada, ocho detectores y cuatro inspectores.


También se valorará la calidad ambiental de la flota de vehículos, y las tipologías se puntuarán en función de su motorización y las emisiones, obteniendo más puntos los eléctricos, seguidos de los híbridos y los vehículos a gas.


Por cada pintada detectada, se elabora una ficha de la situación antes y después de la limpieza, y habitualmente transcurren entre dos y tres días entre que se detecta y se borra, aunque se actúa de forma inmediata con las pintadas ofensivas o las que se realizan después de manifestaciones.


Vázquez ha destacado que básicamente actúan sobre pintadas en fachadas y que siempre se respetan los 'graffitis' hechos en espacios autorizados, mientras que no trabajan sobre persianas y puertas de comercios ni viviendas al tratarse de espacios privados.


En 2015, el coste del servicio fue de 3,9 millones de euros, con una media de 34 equipos de lunes a sábado y de cinco en festivos, que borraron 494.270,85 metros cuadrados de pintadas y eliminaron carteles en un total de 248.439 actuaciones.


Los principales métodos para borrar pintadas utilizan pintura, productos químicos biodegradables y agua a presión, y la mayor parte de actuaciones son para pequeñas pintadas hechas con rotulador o espray negro, que influyen en la percepción de limpieza del espacio público.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH