miércoles, 20 de noviembre de 2019

Colau propone un Presupuesto con más inversión contra la desigualdad y la pobreza

|


Colau 31


El Gobierno de Ada Colau propone un Presupuesto para 2017 con un aumento del 4,7% del gasto corriente y capital, hasta los 2.850 millones de euros, que priorizan el combate de las desigualdades y la pobreza; la reactivación económica; reforzar la plantilla municipal con más trabajadores, y la cultura, ha explicado el primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello.


En rueda de prensa junto al segundo teniente de alcalde, Jaume Collboni, Pisarello ha destacado que la propuesta del ejecutivo municipal --que deberá acordarse con los grupos-- incluye también 23 millones de euros para las L9 y L10 de Metro; 17 para el Plan de Barrios; 6 para un acuerdo con el Govern para los centros penitenciarios de La Modelo y de Trinitat Vella e impulsar el operador energético municipal.


Con la propuesta, las cuentas aumentan en 100 millones de euros respecto al total disponible en 2016 --sumando el Presupuesto inicial a la modificación de crédito--, y se prioriza el gasto social, que alcanza los 323,4 millones --un 10,5% más--, en un total de gasto corriente de 2.151,4 millones --83 más que en 2016, lo que equivale al 4%--, mientras que las inversiones crecerán un 8% si prospera la propuesta, alcanzando los 429,1 millones, 31,9 más.


De los 429,1 millones previstos para inversión, abogan por destinar estos 23 millones a la L9 y L10 de Metro; 2,9 a la nueva red de bus; 27,6 a mercados --a los de Vall d'Hebron, Bon Pastor, Sant Andreu, Boqueria y Sant Antoni--; 5,7 millones a guarderías --las de Raval, Encants, Can Carreres, Canòdrom, Germanetes y Concili de Trento--, y 3,4 a bibliotecas, entre otros.


PLANTILLA MUNICIPAL


Pisarello ha apostado por activar el Plan de Recursos Humanos para reforzar la plantilla municipal --ha dicho que cuenta con los mismos efectivos desde 1996--, a lo que proponen destinar 12 millones de euros, especialmente para los distritos, con 148 profesionales más, y la de servicios sociales, con otros 200 trabajadores más.


En una propuesta que prevé un aumento de los ingresos derivado de la mejora de la actividad económica y del incremento de transferencias del Estado, el Gobierno de Ada Colau también propone incrementar los recursos para políticas activas de empleo e innovación, hasta alcanzar los 70 millones, un 3,1% más.


También aumenta las aportaciones a los distritos --pasando de los 277,9 millones en 2016 a los 284,6--, y destina 16,9 millones al Plan de Barrios, que empezará en 2017 con una primera fase con intervenciones en el eje Besòs --en los distritos de Nou Barris, Sant Andreu y Sant Martí--, Ciutat Vella, Sants-Montjuïc y los barrios de montaña de Horta-Guinardó.


SUPERA LA REGLA DE GASTO


El proyecto prevé no generar déficit; ejecutar el superávit, y mantener el endeutamiento, el ahorro bruto y la liquidez para poder seguir pagando a 30 días, y prevé que el Ayuntamiento exceda la regla de gasto en 179,5 millones, por lo que contempla elaborar un Plan Económico Financiero (Pef) ante las limitaciones establecidas por la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera.


A preguntas de los periodistas, Pisarello ha destacado que superan la regla de gasto pero que esto no supone "ningún riesgo de intervención", sino que se mueven en la misma línea que en la modificación presupuestaria y con el mismo objetivo: terminar con el mínimo de superávit posible, destinando los recursos a las necesidades de los vecinos.


CUESTIÓN DE CONFIANZA


Preguntado por los medios ante la posibilidad de recurrir a una cuestión de confianza para aprobar las cuentas, ha defendido que esta es una herramienta prevista y normal pero que abogan por poder acordar con la oposición un Presupuesto, a lo que ha añadido: "No nos da miedo, pero no es el horizonte que contemplamos".


Pisarello ha recordado que han empezado a presentar la propuesta a los grupos municipales --se han reunido con CiU, ERC y C's este lunes y el martes lo harán con PP y la CUP--, a los que ha invitado a hacer propuestas, tras lo que ha asegurado que ninguno de ellos se ha cerrado a discutir la propuesta por el momento.


Ha hecho un llamamiento a todos los grupos a trabajar de forma constructiva y ha recordado que este es un documento de partida abierto al diálogo , y ha asegurado: "No pedimos un cheque en blanco ni un 'sí' incondicional, sino que hemos puesto una propuesta a debate".


Collboni ha destacado que esta "no es una propuesta ni de máximos ni de mínimos, sino de intención política sincera", y que Barcelona goza de una buena salud económica, es una administración saneada y con mucho potencial de inversión que debe priorizar la ciudad.


"La ciudad no se puede permitir seguir con prórrogas", ha avisado el segundo teniente de alcalde, que ha tendido la mano a los grupos de la oposición para dialogar y sacar adelante las cuentas priorizando las inversiones sociales.


CUENTAS DEL GOVERN


Preguntados por la postura de ERC de condicionar su negociación a que el Parlament tramite los Presupuestos, Collboni ha defendido que "Barcelona tiene suficiente importancia como para no subordinar sus presupuestos a algo que no sean los intereses de la propia ciudad. El esfuerzo debe venir por un acuerdo de ciudad".


"Barcelona no puede ser moneda de cambio de ninguna otra negociación política", según Collboni, y Pisarello ha agregado que deben separarse los debates de ambas cuentas y que el Ayuntamiento debe negociar diversos asuntos con la Generalitat, como la L9 de Metro.


LOS CONDICIONANTES DE LA CUP


La líder de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona, Maria José Lecha, ha anunciado este lunes que su partido no negociará los Presupuestos municipales de 2017 si antes el equipo de gobierno no acaba con "la represión" de la Guardia Urbana hacia manteros, prostitutas y colectivos de jóvenes.


Lecha ha anunciado que este martes a las 12 su grupo se reunirá con ellos para abordar los números.


Lecha ha explicado que el primer punto de la reunión será que se haga efectiva "la reorganización" de la Urbana para que dejen de asumir las tareas de represión que, a su juicio, realizan ahora a través de la unidad de antidisturbios, ha asegurado, y si el Ayuntamiento no lo asume, la CUP no negociará las cuentas.


"La discusión estará condicionada al primer punto. Depende de lo que nos digan, la reunión se acabará aquí", ha insistido Lecha, que afirma que la represión contra manteros, prostitutas y colectivos de jóvenes se ha intensificado en las últimas semanas en la zona de plaza Catalunya, Liceu y Drassanes.


"Esta situación no se había visto ni a las épocas de la anterior legislatura --bajo el mandato de Xavier Trias (CiU)--. Es una situación de emergencia", ha criticado la concejal de la CUP, que asegura que no puede haber normalidad institucional en el consistorio mientras no se concreten cambios en la Urbana.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH