Una técnica pionera maximiza la llegada del fármaco en los tumores intraabdominales

|

Pipiac


El hospital El Pilar del grupo Quirónsalud de Barcelona es el primer centro español que aplica la quimioterapia intraperitoneal con aerosoles presurizados o PIPAC (del inglés pressurized intraperitoneal aerosol chemotherapy), una técnica experimental pionera que se utiliza para tratar pacientes de carcinomatosis peritoneal no operable. La quimioterapia intraperitoneal presurizada es capaz de reducir la masa tumoral convirtiendo los tumores irresecables (que no se pueden extraer mediante cirugía) en resecables. 


El equipo de médicos de El Pilar, dirigido por el Dr. Juan José Torrent y el Dr. François Quenet, dentro de una unidad de cirugía oncológica, ha liderado el aterrizaje de esta técnica en nuestro país y ya se han llevado a cabo los primeros tratamientos con PIPAC en pacientes afectados de carcinomatosis peritoneal.



La carcinomatosis peritoneal (PC) es un tipo de presentación cáncer que afecta a la cavidad peritoneal y que puede aparecer como tumor primario o como resultado de la metástasis de cánceres digestivos, urinarios y ginecológicos sembrando el peritoneo, por proximidad de tejidos, de nódulos cancerosos. El efecto de la quimioterapia aplicada de manera sistémica (intravenosa) en estos pacientes es limitado debido a la extensa superficie y la poca vascularización del área afectada. Además, eventualmente los tumores peritoneales recurrentes se vuelven resistentes a los quimioterápicos administrados sistémicamente.



Una de las alternativas a la vía de administración sistémica es la quimioterapia intraperitoneal (IPC), que consiste en la inyección líquida de fármacos quimioterápicos (como la combinación de doxorubicina y cisplatino) dentro del espacio intraperitoneal (intraabdominal) y que permite combatir directamente los nódulos malignos esparcidos por la cavidad. Otra opción de tratamiento similar a la IPC es la HIPEC (del inglés Hyperthermic Intraperitoneal Chemotherapy), que consiste en la administración de quimioterápicos dentro de la cavidad intraperitoneal a altas temperaturas al acabar la cirugía con el objetivo de mejorar los niveles de absorción y reduir los efectos secundarios.


Sin embargo, estas alternativas de tratamiento también presentan limitaciones a causa de las complicaciones y molestias que producen en los pacientes. En este escenario de necesidad evidente de nuevas metodologías es donde emerge la quimioterapia intraperitoneal con aerosoles presurizados (PIPAC).

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH