Salvador Seguí, pensador y práctico de la anarquía

Jordi Martí Font
Profesor, anarcosindicalista i conseller de l'Ajuntament de Tarragona per la CUP

Salvador 2


Salvador Seguí, el Noi del Sucre. Dirigente de la CNT, anarcosindicalista, líder indiscutible -pero discutit- de las izquierdas catalanas y ibéricas, revolucionario, pragmático, activista y hombre de acción. Y, esperamos, a partir de la publicación de «El pensamiento político de Salvador Seguí" de Xavier Díez recién publicados Virus Editorial y al que me invitaron a hacer el prólogo, también teórico libertario de primera fila, máximo pensador y organizador, aunque nunca solo, de uno de los proyectos y realizaciones sociales más singulares que Europa y el mundo entero acogieron entre el último tercio del siglo XIX y el primero del XX: la construcción de un nuevo mundo entero basado en los principios de libertad, igualdad y fraternidad ... llevados a sus máximas expresiones; o, hablando en plata, la construcción de una sociedad libertaria que llegó a ver posible avanzar hacia la anarquía. Sin lugar a dudas, la más importante aportación catalana -y no sólo- a la historia de la humanidad.


Las múltiples revoluciones que este pedazo de mundo vivió (entre el Congreso Obrero de Barcelona y las barricadas de 1937 en la misma Rosa de Fuego) tuvieron pensadores diversas, personas que escribieron lo que había que hacer y que a la vez lo probaron hacer , que unieron en sus personas pensamiento y acción ya menudo lo consiguieron. Y Seguí era una de ellas, una de las que de forma más eficiente lo hizo. Desgraciadamente, sin embargo, hasta el día de hoy, unas formas cuadradas y compartimentadas de ver el mundo y de analizar el pasado le han negado, junto a su evidente vida de acción, de revolucionario sindicalista, la consideración de que merece también como pensador. Y aquí tenemos uno de los más evidentes aciertos del trabajo del historiador Xavier Diez, la voluntad clara y diáfana de explicar y hacer accesibles los pensamientos, las teorías y los argumentos explícitos e implícitos que se incluyen en la obra de Seguí, situar su figura, también, en la lista de los grandes pensadores filosóficos y políticos de este pedazo de mundo.


Salvador Seguí no es un personaje completamente desconocido para un amplio grupo de personas de este país. A mucha gente le suena el nombre y, sobre todo, el apodo de Noi del Sucre con que se le conoce, pero muy poco de esta misma gente a la que le suena el nombre conoce algo sobre él más allá de su liderazgo en la CNT, alguna imagen dispersa o determinadas citas suyas que han hecho más o menos fortuna.


En un país que entendiera de dónde viene y dónde quiere ir, incluso desde unos movimientos sociales y desde unos sindicatos que se reflejan a menudo en un personaje como el Noi del Sucre, se tendría un conocimiento amplio , se conocerían anécdotas y posicionamientos, imágenes de cuerpo y de perfil, la vida y los milagros. Habría un acceso normalizado a quien mejor puede simbolizar la consecución de la jornada de ocho horas a partir de la huelga de la Canadiense, por ejemplo.


Hoy, en el 2016, Seguí ni ha sido estudiado a fondo en cuanto a su desarrollo vital, ni han sido su pensamiento y su acción. Las aproximaciones biográficas que yo mismo he leído sobre el personaje hoy en día sólo se pueden conseguir en librerías de segunda mano, a través de libros descatalogados como los de Huertas Clavería o Manuel Cruells, por no hablar del Apóstoles y mercaderes de Pere Foix , auténtica pieza de coleccionista. En el resto de librerías se puede encontrar, ahora y no fácilmente, la traducción catalana de su novelita Escuela de rebeldía, la vida de Juan Antonio Pérez Maldonado, a Ediciones El Junco y con prólogo de Emili Cortavitarte, o el edición castellana hecha por la CGT en 2004; así como diversas aproximaciones biográficas como la de Isidre Molas a Las raíces teóricas de las izquierdas catalanas; reseñas en obras generales sobre anarquismo o movimiento obrero; y Apóstoles y asesinos, una magnífica biografía novillada escrita por Antonio Soler aparecida hace poco.


Pero donde quizás más se nota la desidia general en cuanto al estudio de la vida y obra de Seguí es en la institución universitaria. Desde esta institución, la búsqueda sería básica para aclarar puntos oscuros o desconocidos de la biografía del Chico que haría posible después opinar, debatir, confrontar y establecer visiones coincidentes o disidentes sobre uno de los personajes políticos, entendiendo este calificativo en toda su amplitud, más destacados de la primera mitad del siglo XX en los Países Catalanes y en España. Si tuviéramos una universidad como es, su vida, obra y pensamientos habrían sido estudiados, debatidos, se hubieran escrito tesis doctorales y hecho congresos, se hubieran generado controversias más o menos públicas y el personaje hubiera ganado profundidad con las diversas visiones desarrolladas.


Xavier Diez reconoce estas carencias con respecto tanto a primeras fuentes investigadas sobre Seguí como la bibliografía de la que ahora mismo disponemos. El autor hace un repaso en profundidad a las fuentes bibliográficas que él mismo utiliza a lo largo del libro y destaca las carencias evidentes, a la vez, sin embargo, que deja claro con su obra que estas dificultades, como cualquier otra, son sólo consecuencia de no ponerse. Y, lo tenemos que dejar claro desde el principio, Diez se ha puesto y se ha salido.


La publicación de este libro podemos afirmar que llena un vacío evidente a nivel biográfico aunque ésta no sea su aportación más destacada. El volumen contiene una biografía de Seguí que, aunque esperamos que no sea la definitiva, sin lugar a dudas pasa a ser la biografía del dirigente sindical más completa de la que disfrutamos ahora mismo. Será, pues, sin lugar a dudas, la biografía referencial de los próximos años en los Países Catalanes. Por eso es de agradecer que aparte de tener temple literario no sea sólo una biografía lineal, ya que aporta diversas fuentes para su construcción y ofrece un panorama de contexto que aclara muchas cosas.


Es claro, pues, que esta biografía será nuestra biografía de Seguí, la que llenará el vacío evidente que los movimientos sociales teníamos hasta ahora a la hora de acceder a la vida del Noi del Sucre, de saber qué hizo aquel libertario de quien tenemos colgado un póster que encontramos no sabemos dónde, quién era, en definitiva, aquel líder obrero, aquel luchador social, aquel anarquista, que muy diversos movimientos de lucha de hoy en día reivindicamos como referente.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH