Ricky Rubio continua rindiendo ante los rumores de traspaso

|

Aaa


La eterna promesa del Masnou hizo que, por una vez, los 31.4 minutos que promedia valieran para algo. Gracias a él, los Timberwolves ganaron a Orlando por 111-105 después de una prórroga, anotando 22 puntos y sumando 8 rebotes y 8 asistencias. Sin embargo, lo que más sorprende no es lo cerca que estuvo de lograr un triple doble, puesto que, con sus bajos porcentajes de anotación, se ha ido decantando hacia un base más completo, sino su inusual acierto desde lejos, anotando 6 triples de los 9 que intentó.


Los rumores de traspaso en Minnesota cada vez son más fiables, y parece ser que, últimamente, Rubio está reaccionando. Asistir y rebotear está muy bien, pero en una liga donde el triple está revolucionando el baloncesto, unos porcentajes de tiro tan bajos como los que tiene Ricky le ponen en peligro. Esta madrugada, no obstante, se ha puesto las pilas.


Serge Ibaka, de Orlando Magic, anotó 17 puntos y capturó 10 rebotes en lo que fue la quinta victoria en seis partidos de unos prometedores Timberwolves, que de la mano de Karl Anthony-Towns y Andrew Wiggins auguran grandes cosas en el equipo fronterizo con Canadá. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH