martes, 22 de octubre de 2019

Entre 2015 y 2016 se produjo un fraude fiscal en Catalunya de 360 millones de euros

|

FraudefiscalCatalunya


La Agencia Tributaria de Catalunya (ATC) detectó un fraude fiscal de 360,42 millones de euros durante 2015 y 2016, los dos primeros años de aplicación del Plan de prevención y reducción del fraude fiscal y de fomento de las buenas prácticas tributarias 2015-2018.


El vicepresidente del Govern y conseller de Economía y Hacienda, Oriol Junqueras, ha explicado este viernes en rueda de prensa que la mayor cantidad se ha detectado en el impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados con 145,2 millones, un 40,2% del total; seguido del impuesto de sucesiones y donaciones con 133,4 millones (37%), el impuesto sobre patrimonio con 59,9 millones (16,6%), y los tributos sobre el juego con 20,1 millones (5,58%).


En 2015 afloró un fraude fiscal de 190,3 millones, y el año pasado de 170 millones, aunque el número de liquidaciones fue un 18% más elevado en 2016 (55.116) que en 2015 (46.721).


Junqueras ha argumentado que la razón por la que se recaudó más el primer año, pese a haber menos actividad de inspección, es que se empezó atacando los expedientes que podían tener una mayor respuesta económica, y ha explicado que en 2015 se detectaron algunos expedientes del impuesto de sucesiones y donaciones que dieron un resultado muy elevado.


El vicepresidente ha resaltado que una de las principales conclusiones del balance de los dos primeros años del plan es el efecto positivo inducido de la actividad inspectora, por ejemplo, sobre el impuesto de patrimonio, que ha aumentado la recaudación voluntaria en un 14% desde 2014.


Ha señalado que entre los objetivos para el próximo año está el cálculo del 'tax gap' --la diferencia entre los ingresos fiscales potenciales y los recursos que efectivamente se obtienen--, que se licitó a finales de año y se adjudicará en marzo, y la nueva sede electrónica de la ATC para facilitar los pagos telemáticos de los impuestos.


El Govern se ha marcado también como prioridad para este año investigar a las personas que localizan de forma ficticia su residencia fiscal para no pagar impuestos en Catalunya, así como a las que tienen participaciones en entidades con patrimonio en el extranjero no declarado o no vinculado a ninguna actividad.


El secretario de Hacienda, Lluís Salvadó, ha afirmado que uno de los objetivos del plan es la concienciación sobre la importancia de la tributación, con medidas como visitas a los centros escolares y un buzón de denuncias, mediante el cual se han recibido 81 y se están investigando las de mayor trascendencia tributaria.


EMBARGOS


En materia de control y detección del fraude, desde 2015, cuando la ATC inició el embargo de cuentas corrientes, ya se han realizado 10.800 diligencias --órdenes de embargo a las entidades financieras-- por un importe de 25,3 millones de euros, y que este año se avanzará en la recaudación ejecutiva hasta el embargo de inmuebles, créditos y vehículos.


El desarrollo del plan también ha supuesto cambios en la organización de la ATC, y Salvadó ha recordado que está previsto aumentar la plantilla de los 400 que había a cierre de 2016 a un total de 800 a finales de este año.


REGISTRADORES DE LA PROPIEDAD


Al ser preguntado por la denuncia que el Colegio de Registradores de la Propiedad anunció que presentaría contra la Generalitat, Salvadó ha asegurado que tienen "ninguna constancia formal", y ha señalado que la incorporación de personal en la ATC para las funciones de liquidación de impuestos se producirá paulatinamente a partir de junio.


Ha considerado que "sería más lógico" que los registradores de la propiedad transmitieran sus dudas a la Generalitat y no a través de los medios de comunicación.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH