domingo, 20 de octubre de 2019

 El Testamento de Pepe Sancho deja con la boca abierta a sus hijos

|

pepe sancho

La muerte del actor Pepe Sancho y sus últimas voluntades ha  puesto de manifiesto , una vez más, las malas relaciones que el actor mantenía con sus dos hijos y que han sido evidentes en la lectura del testamento del actor.

Pepe Sancho ha dejado los principales bienes de su herencia a la que fue su última compañera, la periodista y escritora, Reyes Monforte. Entre ellos, tres bienes inmuebles que el manisero poseía en Altea, Madrid y Manises. A los dos hijos reconocidos, por contra, les ha correspondido estrictamente la legítima, esto es, una empresa que según la revista Diez Minutos está repleta de deudas.

Al parecer, la reunión en la notaría de Valencia donde el pasado 22 de abril se leyeron las últimas voluntades fue muy tensa.
De hecho, según las mismas fuentes , Alejandro y Javier- el primero fruto de su relación con la cantante María Jiménez y el segundo reconocido hace apenas un par de años y nacido tras una aventura con Pilar Pérez Sanabria, una azafata del programa Un, dos tres, y de 40 años de edad- tuvieron un pequeño enfrentamiento personal.
Javier fue reconocido por Sancho en 2011 tras una reclamación judicial. Los primeros roces ya se escenificaron incluso en la misa funeral celebrada en Madrid a finales del pasado mes de marzo, donde no pasó desapercibida la presencia de Javier, aunque en ningún momento se produjo un acercamiento con Reyes Monforte. Por contra, no acudió Alejandro.

A la lectura del testamento no acudió Reyes Monforte que mandó a su abogado, pero si acudió Antonio Asunción, expresidente de la Diputación de Valencia y primo hermano del actor y a quien se le había nombrado albacea testamentario y partidor de la herencia. Asimismo acudía Luis Sancho, hermano del actor pero a quien no permitieron estar en el acto. Según las mismas fuentes, el hijo de María Jiménez, cuya relación con Javier es inexistente, le reprochó su presencia en la notaría.

La sorpresa vino después, con la lectura del documento y una voluntad decidida de que ambos hijos heredarán una sociedad repleta de deudas. Ahora se espera su impugnación.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH