El senador del PSOE Casimiro Curbelo es detenido tras destrozar una sauna de relax

|

Según publica este viernes el País el senador socialista Casimiro Curbelo parece que ha iniciado sus vacaciones de verano en un calabozo de la comisaría de Policía de Tetuán.

Tras la última sesión en la Cámara Alta, el político gomero, en compañía de uno de sus hijos y de un amigo, decidió darse un homenaje por todo lo alto en una marisquería cercana al parque de El Retiro y para rematar la noche del 13 de julio ya enlazando con el día 14, enfiló sus pasos hacia la zona de Azca, hacia una sauna de relax y masajes de la calle Orense.

Sin embargo, fruto del alcohol ingerido durante una copiosa cena, en el local donde había decidido rematar la velada, el político la montó por todo lo alto, pero no como él pensaba inicialmente, que era en compañía de una profesional del sexo.

El diario El País explica, citando fuentes policiales, que Curbelo se hallaba en el reservado de una sauna en la zona de Azca y que "quería mantener relaciones sexuales con una mujer sin abonar el dinero correspondiente".

Fuera de sí tras la negativa de la meretriz, Casimiro Curbelo destrozó parte del mobiliario del local. Los encargados llamaron a la Policía y cuando hicieron acto de presencia los agentes del orden, el político, sabedor de que no podía ser detenido por su condición de senador salvo que estuviese cometiendo un delito flagrante, se encaró con ellos al grito de:
"A mí no me detiene ni la Guardia Civil."

Pese al evidente estado de embriaguez del político gomero, según constataron fuentes policiales, éste todavía trató de resistirse a la autoridad. Finalmente, una vez reducido, pudo ser llevado a la comisaría de Tetuán, donde permaneció algunas horas hasta ser puesto en libertad sin cargos.

En palabras del socialista que no ha querido entrar en más detalles lo publicado en algunos medios de comunicación, no tiene nada que ver con lo realmente sucedido. A la salida de la comisaría, el senador manifestó que había sido detenido por una tontería, que se trataba de "un incidente sin trascendencia" y que le podía "pasar a cualquiera". No ofreció más detalles.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH