Nueva agresión en un hospital catalán ante la pasividad de Toni Comín

|

Agresionesmdicas

Los profesionales de la Salud lamentan que aún se producen agresiones físicas, verbales y psicológicas.


La inseguridad en los hospitales catalanes no se detiene. Pese a las reivindicaciones de los profesionales de la salud y la inoperancia de los responsables políticos, que parecen oir llover, las agresiones se producen con consecuencias lamentables.


Profesionales del Hospital de El Vendrell (Tarragona) se han concentrado este lunes por la mañana a las puertas del centro como muestra de rechazo a la agresión recibida por parte de un celador de urgencias, ha informado la red gestora del hospital en un comunicado.


Los hechos ocurrieron durante la madrugada del pasado martes al miércoles cuando una persona que esperaba ser atendida atacó al celador que debía hacerlo, han explicado fuentes del centro, una situación que no es excepcional puesto que el Colegio de Médicos de Tarragona registró 70 agresiones a personal sanitario de la provincia durante 2016.


La protesta, impulsada por el comité de empresa del hospital, ha contado con el apoyo de la dirección del centro y ha concentrado a decenas de profesionales. No así por parte de los responsables de la Conselleria de Salud, dirigida por Toni Comín, quien aún no se ha pronunciado.


Desde la dirección y la Xarxa Sanitària Social de Santa Tecla, que gestiona el centro, han lamentado que aún se producen agresiones físicas, verbales y psicológicas pese a los esfuerzos para acabar con estas situaciones.


Es por ello que han llamado a trabajar por la buena convivencia en los centros sanitarios y han instado a la Administración a reformar el Código Penal para incluir a los profesionales de la salud como autoridad pública.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH