El Fiscal Maza ve justificada la querella por rebelión contra Puigdemont

|

Puigdemont cuerda floja


El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ve justificada la querella que la Fiscalía General del Estado está preparando por el delito de rebelión contra el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en caso de que haga efectiva una declaración unilateral de independencia y, al ser preguntado sobre si implicaría prisión provisional, ha sostenido que al tratarse de un delito de "tanta gravedad" es "lógico", una consecuencia "casi obligada", que se pidan "medidas cautelares severas".


A preguntas de los periodistas este sábado en Granada antes de participar junto al ministro de Justicia, Rafael Catalá, en la clausura del XXI Congreso de la Asociación de Fiscales, Maza ha hecho hincapié en que el delito de rebelión es uno de los que se castiga con más pena en nuestro ordenamiento jurídico y si se pretende abrir un procedimiento con penas de hasta 30 años de prisión, "lo normal" --ha agregado-- es la petición de este tipo de medidas cautelares.


Ha considerado que el contexto actual "justifica" que la Fiscalía General del Estado estudie esta querella en la línea de que se restablezca el Estado de Derecho, "que pasa por que cada uno asuma sus responsabilidades" frente a lo que haya hecho o "pueda seguir haciendo".


El delito de rebelión puede conllevar hasta 30 años de cárcel y puede aplicarse según el Código Penal a quien se alzare "violenta y públicamente" para declarar la independencia de una parte del territorio nacional.


El próximo paso de la Fiscalía dependerá en todo caso de los acontecimientos que se produzcan en los próximos días y teniendo en cuenta que el Gobierno motiva la aplicación del artículo 155 de la Constitución entre otros motivos, en que la Generalitat ha puesto en marcha una secesión "con desobediencia rebelde y sistemática", que afecta de manera "grave" al interés general de España.


Si la respuesta de Puigdemont es la declaración unilateral de independencia se activará la querella criminal.


EL ÓRGANO QUE INVESTIGARÁ


El punto que la Fiscalía aún no ha confirmado oficialmente es el de la instancia al que se presentaría esta querella, que dependerá de la interpretación que se dé a la condición de aforado del presidente de la Generalitat y de los miembros de su gobierno.


Según los artículos 57.2 y 70.2 del Estatut corresponde al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) decidir sobre la inculpación, el procesamiento y el enjuiciamiento del presidente o de los consejeros, si bien "fuera del territorio de Catalunya la responsabilidad penal es exigible en los mismos términos ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo".


Este aspecto de la norma es el que está siendo motivo de debate en el seno del Ministerio Público, ya que podría entenderse que parte del delito se ha cometido fuera de Catalunya en relación con algunas actuaciones del Govern como la ubicación de las webs que se pusieron en marcha con ocasión del 1-O o las intervenciones de algunos de sus miembros en foros extranjeros.


También se analizan los efectos del delito, que se extienden a todo el territorio nacional.

Lo que parece descartable es una querella ante la Audiencia Nacional, a quien podría corresponder la instrucción de la rebelión en el caso de que los supuestos responsables no fueran aforados.


Existen muchas dudas de que Puigdemont acabe siendo investigado en dicho órgano pese a ser suspendido en sus funciones, porque no está claro si dicha suspensión afectaría a su fuero como presidente y conservaría en todo caso dicha condición como diputado, según fuentes consultadas por Europa Press.


También se contemplan como conductas que integran el delito de rebelión "sustituir por otro el Gobierno de la Nación o el Consejo de Gobierno de una Comunidad Autónoma", así como "usar o ejercer por sí o despojar" a estas instituciones o "a cualquiera de sus miembros de sus facultades, o impedirles o coartarles su libre ejercicio, u obligar a cualquiera de ellos a ejecutar actos contrarios a su voluntad.


Si Puigdemont es acusado por este delito, se puede enfrentar a una pena de hasta 25 años de prisión; según el artículo 473 del Código Penal las personas que han "promovido" y "sostengan" la rebelión serán castigados con la pena de entre 15 y 25 años de cárcel e inhabilitación por el mismo tiempo.


CONDUCTAS MÁS GRAVES


No obstante, la rebelión está penada con hasta 30 años en el caso de que se empleen armas, hubiera combates, ejercido de la violencia grave contra personas, causado destrozos en propiedades de titularidad pública o privada, "exigido contribuciones o distraído los caudales públicos" o cortado las comunicaciones "telegráficas, telefónicas, por ondas, ferroviarias o de otra clase", ejercido la violencia grave contra personas.


El único precedente que se conoce en la democracia española en relación a este delito es el del exteniente coronel Antonio Tejero, condenado a 30 años de prisión por rebelión militar, por tomar el Congreso de los Diputados el 23 de febrero de 1981. También fueron condenados por lo mismo los mandos que participaron en el intento de Golpe de Estado.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH