Algo de Saturno

Raquel Olguín

Docente y escritora. Autora de literatura para la infancia.

Catalunyapress saturno
Foto: Wikipedia

 

Una mañana de enero de 2020 mataron a un chico de 18 años en la puerta de una discoteca, en Villa Gesell. 

 

A patadas.                                                                                                                                                        

 

Lo mataron otros chicos como él.

 

Fernando, se llamaba.                                                                                                                                            

Quizás quienes lo mataron no eran tanto como él.                                                                                 

 

Tenían otros nombres, otra vida, otros sueños, otra educación, otros padres.

 

La sociedad que habitamos educa, modela y estimula a jóvenes como los que mataron a Fernando.  La cultura de ser fuerte así, ser macho: me tocás y te mato, esto se arregla a las trompadas, nada de mariconadas; no pienses, vos pegá; los hombres no lloran, a este me lo llevo puesto, lo desfiguro, le arranco los ojos, a este le va quedar claro quién soy yo.

 

Y sí, nos quedó claro.                                                                                                       

 

Sin embargo, esta humanidad nuestra, porta una cuidada máscara de varias caras que usa según su conveniencia.

 

Y en casos como este, usa la máscara de inmaculada y  justiciera y cae encrestada sobre los varones que engendró… si cruzan, como lo hicieron, una línea macabra y muy delgada que ella misma va corriendo de acuerdo con sus intereses.

 

Viene a mí la imagen del cuadro de Goya, Saturno devorando a su hijo, y sé que es así: lo que esta sociedad gesta y cría, si se convierte en un problema, lo engulle.     

 

Y en ese plato no solo van los violentos.                                                                                                       

 

Aquellos que no pueden ser buenos hijos funcionales también son devorados: los débiles, los muy sensibles, los pequeños, los perdidos, los únicos y distintos.

 

Muchos medios de comunicación ayudan a poner la mesa de este banquete.                                         

 

Alientan las voces que buscan el castigo más cruel y desmesurado para los acusados.                                                                                                                                                                        

Muerte en vida.                                                                                                                                                        

Ojo por ojo, diente por diente.                                                                                                                                                 

Si mataron que mueran.

                                                                                                                                                                           Fernando tenía sueños y una Vida.                                                                                                                                 

Su crimen debe ser juzgado y los responsables, cumplir la pena que les corresponda.                                             

Que se haga justicia. 

 

Pero enfrentemos el espejo de nuestras propias miserias. 

 

Si nos miramos las manos atentamente, veremos  que hay en ellas vestigios de sangre y son nuestros.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH