Antonio Soler

Como manda el protocolo

Si a usted se le rompe una pierna o se le incendia la casa, si una contusión le lleva a un servicio de urgencias o si presenta una denuncia a la policía, tal vez no lo sepa pero acaba de entrar en un protocolo. Es posible que asocie la palabra a normas de comportamiento de la realeza o de las relaciones diplomáticas, a sus rituales y ceremonias. Por ello puede quedar sorprendido, si al reclamar por lo que considera un error médico o una actuación incomprensible de un servicio público, le contesten, a modo de justificación, que se ha aplicado el protocolo.

Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH