​Grietas entre el empresariado que apoya el procés

|

Jaume Roures

Jaume Roures dirige Mediapro


Gran parte de los empresarios catalanes de ideología nacionalista que impulsaron el procés y dieron su apoyo a Artur Mas y Carles Puigdemont empiezan a desmarcarse del independentismo.


Más en privado que en público, dan marcha atrás justo cuando los partidos soberanistas trabajan para nombrar a un nuevo Govern.


Es el caso, por ejemplo, de Jaume Roures, socio y administrador de Mediapro; de Ferrán Rodés, presidente del diario Ara; de Sol Daurella, la presidenta de Coca-Cola European Partners, la mayor embotelladora en Europa del gigante de los refrescos; de Eloi Planes, el consejero delegado de Fluidra; de Artur Carulla, el presidente de Agrolimen, el holding propietario de Gallina Blanca, o incluso de Víctor Grifols, antiguo adalid del independentismo y presidente no ejecutivo de la farmacéutica Grifols, publica 'El Economista'.


Uno de los casos más significativos es el de Jaume Roures. La Guardia Civil ha situado al fundador de Mediapro en el Comité Ejecutivo que aparecía en el documento denominado Enfocats, considerado la hoja de ruta del procés para la declaración de independencia de Catalunya e incautado en el domicilio de Josep María Jové, número dos del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras.


Roures habilitó un centro de prensa para que el Gobierno catalán informara sobre el desarrollo y el resultado del referéndum ilegal.


RODÉS


Ferrán Rodés, presidente del Consejo Asesor para el Desarrollo Sostenible (Cads) de la Generalitat de Catalunya, fundador, accionista de referencia y presidente del diario independentista Ara, y actualmente también bajo la lupa de la Agencia Tributaria por los pagos recibidos de la Generalitat.


El empresario, cuya familia ha estado ligada históricamente al grupo de publicidad Havas, ha llegado a escribir un artículo en el periódico que preside y que había defendido a capa y espada la independencia en el que se mostraba tajante frente a los radicales: "Veo la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) como una trampa colosal, que satisface el independentismo más inflamado, los del tenemos prisa, pero que pone en un callejón sin salida al presidente, al movimiento que lidera y a todos los catalanes".


Rodés fundó el diario Ara, entre otros, junto con la familia Carulla, la propietaria del grupo Agrolimen, que comercializa, entre otras, la marca Gallina Blanca. Los Carulla han mostrado desde el inicio del procés separatista su apoyo a Artur Mas, significándose así en favor del nacionalismo.


De hecho, al igual que ha ocurrido ahora con Rodés, la Agencia Tributaria ha exigido también a la Generalitat que determine los pagos, ayudas y subvenciones realizados a Agrolimen a cambio de su apoyo.


En privado, sin embargo, el presidente de Agrolimen, Artur Carulla, se empieza a desmarcar abiertamente de la ruptura unilateral e incluso está estudiando la venta de su participación en Ara, periódico que, según cree ahora, habría radicalizado su postura y en que controla todavía, según los datos del Registro, casi un 27 por ciento del capital.


La tensión política vivida en los últimos meses en Catalunya provocó asimismo que Sol Daurella, la presidenta de Coca-Cola, haya cambiado de postura. Afín también al mundo nacionalista, entró el consejo de Diplocat, el organismo internacional de la Generalitat encargado de defender el Estado propio más allá de nuestras fronteras en 2016. En enero del año pasado, a pocos meses de que se celebrara el referéndum y ante las críticas recibidas decidió sin embargo abandonarlo.


Entre el empresariado catalán hay quien prefiere mostrar posturas más tibias. Es el caso, por ejemplo, de Eloi Planes, el consejero delegado de Fluidra, que figura como socio de FemCAT, una organización de marcado carácter independentista, muy crítica con el Estado español. La organización, que ha borrado el listado de sus socios de la página web para que no se les identifique con el independentismo, defiende la superación del Estatut y la Constitución española, siendo muy crítica con el Estado.


Otro empresario de carácter marcadamente independentista en los últimos años ha sido Víctor Grifols, fundador de los laboratorios Grifols, que dejó muy clara su postura ante el expresident Artur Mas en el año 2014 con la consulta del 9-N.

Ahora, tras llevarse parte del negocio a Irlanda, asegura que si hay una situación de inseguridad jurídica ante una DUI, sacará su empresa de Catalunya.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH