miércoles, 19 de junio de 2019

Unió de Pagesos reclama al Obispado de Vic dos ermitas y una finca

|


Iglesia nápoles


El Obispado de Vic está "sorprendido" y defiende con firmeza sus propiedades

El sindicato agrario Unió de Pagesos ha afirmado este viernes que el Obispado de Vic (Barcelona) ha inmatriculado --inscrito a su nombre por primera vez-- en el Registro de la Propiedad ermitas e iglesias que pertenecen a masías y fincas agrarias sin advertir a los propietarios afectados, ha informado en un comunicado este viernes.


En concreto, Unió de Pagesos se ha referido a la capilla de Sant Jaume del Clot del Grau, en Castellfollit del Bages; la iglesia de Sant Pere de Vallhonesta y la masía familiar situada al lado, la casa de Cal Campaner.


Uno de los afectados es el propietario donde se ubica la iglesia de Sant Pere de Vallhonesta, Joan Casajoana, y el sindicato ha hecho un llamamiento a todos los propietarios de masías que tengan este tipo de edificaciones en sus terrenos, así como a ayuntamientos y administraciones, para que comprueben la titularidad actual.


El sindicato ha considerado que estas actuaciones pueden suponer presuntamente un "expolio de bienes privados", y ha lamentado que los propietarios agrarios se encuentran indefensos ante, según ha dicho, la escasa colaboración por parte del Registro de la Propiedad, al que considera muy restrictivo a la hora de facilitar información global sobre las inmatriculaciones de la Iglesia.


El Congreso aprobó en 2015 el proyecto de Ley Hipotecaria y del Catastro que eliminó el hecho de que la Iglesia Católica pudiera inmatricular bienes en el Registro de la Propiedad, acabando con un privilegio que databa de 1946 y que permitía a la Iglesia inmatricular bienes tal como pueden hacer las administraciones públicas.


El ecónomo del Obispado de Vic, Josep Martínez, ha explicado a Europa Press que el propietario afectado se reunió con ellos hace unos cinco meses reclamando la propiedad de estas ermitas y de la finca, si bien "no aportó ninguna documentación" que acreditara dicha propiedad.


"El Obispado no tiene ninguna voluntad ni intención de inmatricular nada que no sea suyo. Llevamos nuestra documentación al Registro de la Propiedad y nos inscribieron estos bienes, que son de la comunidad parroquial", ha insistido Martínez, que añade que cuando el propietario se enteró de la inmatriculación se quejó y reclamó la propiedad.


"Hablamos y no llegamos a ningún acuerdo. Si la propiedad es suya se lo reconocemos, pero que traiga los documentos, o impugne la inscripción en el registro o vaya a los juzgados", ha aseverado Martínez, que afirma haber sentido sorpresa por la noticia, si bien añade que se actuará con firmeza para defender los bienes de la Iglesia.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH