Prohíben a miembros de Democracia Nacional acercarse a la mezquita de Nou Barris

|

Campaña de odio contra mezquita en nou barris


Un juzgado de Barcelona ha prohibido de forma cautelar a siete miembros de Democracia Nacional acercarse a la mezquita del distrito de Nou Barris de Barcelona por hostigar a la comunidad islámica con protestas contra la apertura del templo en la calle Japó, tras una denuncia de la Fiscalía contra los integrantes del partido ultra, entre ellos su máximo responsable en Catalunya.


En un auto, el magistrado ha acordado, "a fin de evitar males mayores", imponer la medida cautelar de prohibición de aproximarse a menos de 300 metros y comunicarse por cualquier medio con la mezquita hasta que finalice la instrucción o el juez que dicte sentencia deje sin efecto el alejamiento.


Ha señalado que los investigadores han podido identificar a los miembros de Democracia Nacional denunciados "causando daños o realizando pintadas y haciéndose fotografías con símbolos en contra" de la mezquita y la religión islámica.


El ministerio público solicitó la medida de alejamiento en el marco de la investigación abierta por presuntos delitos de coacciones, incitación al odio y daños por hechos acaecidos entre marzo y julio de 2017.


En un segundo auto, el magistrado también ha decidido cerrar cautelarmente diversos perfiles públicos de los investigados en las redes sociales que habían sido utilizados "como medio para la difusión de ideas que justifican el odio a la comunidad islámica".


Ha indicado que protagonizaron "acciones hostiles hacia el colectivo musulmán" del barrio y que aprovecharon manifestaciones de vecinos contra la mezquita para manipularles políticamente, exaltarles e incrementar la frecuencia e intensidad de las protestas para generar sentimientos de odio y hostilidad contra los musulmanes en general y amedrentar la comunicad islámica del barrio, según el auto.


Algunas acciones de este grupo denunciadas por la Fiscalía consistieron en colgar embutidos de cerdo en la puerta de la mezquita -una carne considerada impura por la religión musulmana-, tapar los cerrojos con grasa de cerdo o silicona, lanzar pintura roja emulando la sangre y pegar adhesivos con mensajes como 'España cristiana no musulmana', 'Esta es nuestra tierra y vamos a defenderla' y 'Seis millones de parados, seis millones de inmigrantes a su casa, recuperemos Nuestro país'.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH