La excesiva prudencia de la oposición

Ludmila Vinogradoff
Corresponsal internacional

Simon Calzadilla y Henry Ramos Allup


La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se relanzó este miércoles con una nueva estrategia política que busca gobernar en el futuro cercano mediante la vía electoral pero no ha trazado la ruta de cómo va a sacar al régimen de Nicolás Maduro, quien se ha atornillado en el poder y pretende continuar por unos seis años más (2019-2015) tras las fraudulentas elecciones del 20M.


Su primera aparición pública después de la farsa de la reelección de Maduro fue para anunciar que todos los miércoles la MUD dará una rueda de prensa para informar sobre sus planes. Han creado nueve grupos de trabajo sobre diferentes áreas temáticas para la recuperación de Venezuela. Es decir, la oposición está lista para gobernar y sabe lo que debe hacer para sacar de la tragedia y destrucción en que Maduro ha hundido el país.


El portavoz de este nuevo estilo de la plataforma opositora, integrada por 21 partidos políticos entre los que destacan Acción Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo, Movimiento Progresista de Venezuela (MPV) y La Causa R. que conducen la dirección ejecutiva, fue Simón Calzadilla del MPV.


La MUD también forma parte del Frente Amplio para la Venezuela Libre, que a su vez agrupa a la sociedad civil, las organizaciones profesionales, educativas, culturales, sindicales, religiosas y la disidencia chavista.


El diputado Calzadilla dijo: “estamos creando una nueva estructura política más eficiente, más amplia, más democrática y adaptada a los nuevos tiempos”.


“El reto más importante que estamos intentando resolver, y en eso estamos bastante avanzados, es en una estrategia común que sume a toda la sociedad venezolana en activismo organizado, coherente y disciplinado para tener eficacia y producir el cambio…”


Pero todo el mundo quiere saber cuándo habrá un cambio de gobierno pero nadie sabe responder a esa gran pregunta, ni siquiera los dirigentes de la oposición. La estrategia de la presión internacional con las sanciones contra los altos cargos del gobierno de Maduro y sus familiares combinada con la presión interna de la oposición está en pleno desarrollo y no se han visto sus resultados todavía. Está por verse su efectividad.


Lo que sí está a flor de piel es la represión que ha aplicado el régimen antes y después de la reelección de Maduro que ahora ha encarcelado a los oficiales del Ejército, más de 70 en las últimas semana por rebelión en los cuarteles. 


Y a los que todavía están libres los ha obligado a firmar un acta de “lealtad”. También ha aplicado el chantaje para liberar a los 335 presos políticos, obligando a los 4 gobernadores opositores a ser fiadores de los presos, lo que ha sido condenado por la MUD.


La MUD se ha solidarizado con los presos políticos y denuncia la tortura aplicada en su contra, especialmente a los médicos Alberto Marulanda Bedoya y William Alberto Agudo Sequera, secuestrados por los carceleros militares.


El medico Alberto Marulanda


Testimonios de familiares, amigos y defensores legales indican que el médico Marulanda este presenta hipoacusia izquierda por traumatismos contusos, parestesia en las manos que podría indicar lesión en los nervios radiales, con marcas visibles de esposas en las muñecas y moretones en los pies, que evidencian agresiones, abusos y torturas por los cuerpos de seguridad del Estado.


Las lesiones causadas al médico Marulanda “podrían comprometer su posterior desenvolvimiento como persona y su ejercicio como traumatólogo y cirujano especializado”.


Esta manera de reprimir a fondo es lo que ha extremado la prudencia entre los dirigentes opositores. “Denunciamos las torturas a los presos políticos y al médico Marulanda”, dijo el diputado Calzadilla.


Maduro comenzó su segundo reinado con plomo en las alas. Solo sus aliados como Rusia, China, Irán, Corea del Norte, Nicaragua, Bolivia y Cuba lo reconocen. Pero la comunidad internacional en general no lo reconoce y ahora es un presidente ilegítimo de un país que va a la deriva.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH