​Optimizar la distribución urbana de mercancías en la Metrópolis Barcelona mejoraría la calidad del aire

|

Cartel DUM en Barcelona


En las grandes ciudades la movilidad destinada a la distribución comercial ocupa una parte importante del tráfico urbano. El auge del comercio digital no ha hecho más que aumentar este fenómeno. Hay que tener en cuenta que el 20% de la movilidad generada en la Metrópolis Barcelona está producida por vehículos de distribución urbana de mercaderías (DUM).


Aunque esta pueda parecer baja, en términos ambientales estos vehículos suponen el 40% de las emisiones contaminantes de la metrópolis. Con el objetivo de mejorar la movilidad urbana, así como la calidad del aire que respiran los ciudadanos, el AMB se ha fijado como objetivo unificar el modelo de distribución urbana de mercancías en la Metrópolis Barcelona.




HACIA UNA LOGÍSTICA COMÚN


Para ello, se creará un marco regulatorio común para que la DUM sea más eficiente y sostenible. Actualmente, en la metrópolis cohabitan normativas distintas en cuanto a los horarios, las infraestructuras y los criterios de acceso para la distribución en cada uno de los municipios. Para corregir esta situación, el AMB redactará unas directrices que deberán ser adoptadas por las ordenanzas municipales de cada ayuntamiento.


Esta falta de uniformidad supone un obstáculo para cambiar hacia un modelo más eficiente y sostenible. Este modelo, conocido como ‘ecologística’ -la suma de movilidad logística y respeto ecológico-, pasa por favorecer iniciativas como el reparto nocturno –para evitar que las horas de carga y descarga coincidan con las de mayor tráfico rodado– o la transición hacia el vehículo eléctrico.


Marc Iglesias, responsable de proyectos de movilidad limpia del AMB, subraya que “estamos concienciando a la ciudadanía de que cada tipo de consumo tiene sus impactos y que algunos están más alineados con el modelo de sociedad que todos queremos”.


En este sentido, Iglesias destacó que, para reducir el impacto ambiental de la distribución de productos conocida como última milla, se debe implicar al consumidor para que se desplace personalmente hasta una zona de recogida. Estos puntos de conveniencia, conocidos como click&collect, pueden ser microplataformas donde depositar la mercadería de forma no invasiva y más amigable para el ciudadano.


Por otro lado, el AMB desarrollará una plataforma tecnológica a través de una app que permitirá optimizar la operativa de carga y descarga en la Metrópolis Barcelona. El AMB, que quiere lanzar esta app durante el año 2019, da así un paso más para la necesaria homogeneización de la logística metropolitana en aras de mejorar la movilidad urbana.


Un repartidor en Barcelona


SINERGIAS PÚBLICO-PRIVADAS


A la hora de racionalizar la distribución urbana de mercancías es fundamental la colaboración entre el sector público y los operadores privados. Por eso el AMB colabora activamente en los foros de trabajo de la AECOC, la Asociación Española de Fabricantes y Distribuidores, y EcoTransporte.


Alejandro Sánchez, director de la cadena de suministros de AECOC, considera que “la calidad del aire está entrando con fuerza en la agenda de los ayuntamientos y las administraciones”, y añade que “esto afectará a la distribución urbana de mercancías y las decisiones de compra y la inversión actual del sector”.


En este punto, el AMB propone que los operadores renueven su parque móvil para lograr que circulen vehículos menos contaminantes. En este sentido, aunque el 74% de las furgonetas ya disponen de la etiqueta ambiental de la DGT, solo el 53% de los camiones circulantes cuentan con este certificado.


Para avanzar hacia un modelo de ciudad sostenible, donde los ciudadanos puedan disfrutar de un aire más limpio, es importante reducir las emisiones de dióxido de nitrógeno de las flotas de distribución urbanas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH