​Borrell plantea formar a inmigrantes legales en Europa con un 'Erasmus euro-africano' a cambio de devolver ilegales

|

Borrell exteriores ep 2


El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, ha planteado la idea de "una especie de Erasmus euroafricano" de manera que, por cada inmigrante ilegal devuelto a su país de origen, Europa acepte a un inmigrante legal para formarlo durante tres años y luego enviarlo de vuelta a su país para "reforzar la economía doméstica".


Borrell habla de esta posibilidad como una "solución constructiva" y basada en la cooperación que se enmarcaría en un sistema paneuropeo para apoyar a los países de origen de los inmigrantes, porque España y Marruecos no pueden resolverlo por sí solos.


Es más, cree que una iniciativa así podría gustar a los países europeos "que no practican la política del miedo", es decir, España, Portugal, Francia o Alemania, a diferencia de Hungría, Polonia, Italia o Austria. En esa política del miedo coloca también al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y al nuevo líder del PP, Pablo Casado.


INCENTIVOS A LOS PAÍSES DE ORIGEN


En una entrevista en el diario alemán 'Handelsblatt', Borrell defiende que hay que dar "incentivos" a los países de origen de los inmigrantes para firmar acuerdos de readmisión para que que quienes no cumplan los requisitos para quedarse en Europa puedan ser devueltos "rápida y eficientemente".


España, explica, los tiene con Marruecos y Argelia, y funcionan sin problemas. También relata que cada año "20.000 trabajadores agrícolas marroquíes vienen a España a trabajar y aprender cómo cultivar vegetales en invernaderos", una formación que pueden utilizar después en su país.


Por otro lado, asegura no tener ninguna queja de la cooperación marroquí para frenar la inmigración ilegal y que está en contacto permanente con su colega de este país, Nasser Bourita.


ESPERA QUE NO HAYA CONTROLES EN LOS PIRINEOS


Para Borrell, si Europa no asume que la frontera externa es una frontera común, existe el gran riesgo de que se reanuden los controles fronterizos dentro del espacio Schengen, y eso es algo que no quiere un país que recibe 30 millones de turistas al año.


Preguntado entonces si no tendría sentido un control temporal de los Pirineos, como única frontera terrestre con el norte de Europa, Borrell replica que espera que no sea el caso y, de hecho, cree que, con 25.000 inmigrantes al año, los números "son tan pequeños que no es necesario". En su opinión, muchos que vienen de Marruecos y Argelia no se quedan en España porque desde aquí "son devueltos rápidamente".


Borrell desvela además que los inmigrantes cuyo retorno a España pactaron en junio Pedro Sánchez y Angela Merkel son "poco más de 30" y que, por lo que él sabe, ya están todos de nuevo en España.


En cuanto a Francia, el periodista señala que en 2017 Francia devolvió a España 9.000 migrantes por su color de piel, cosa que es ilegal, a lo que el ministro replica que "a veces se mueve uno en la frontera de la legalidad". Según dice, España los acepta porque se trata de "cifras bajas".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH