El director de Mossos elude valorar las irreflexivas palabras de Torra

|

El director de Mossos Andreu Martínez


El director general de los Mossos d'Esquadra, Andreu Martínez, ha defendido que el lunes 1 de octubre tenían suficientes efectivos para hacer frente a la concentración ante el Parlament en el que un grupo quiso entrar en la cámara, y que cargaron contra manifestantes cuando constataron su voluntad de forzar la puerta.


En rueda de prensa junto al portavoz de los Mossos, Albert Oliva, Martínez ha justificado las cargas al ver que se ponía "en peligro la seguridad e integridad del Parlament para intentar acceder" al edificio, y, ante las críticas de los sindicatos de falta de planificación, ha asegurado que los Mossos tenían en todo momento la capacidad necesaria para intervenir.


No ha querido valorar el discurso del presidente de la Generalitat, Quim Torra, que alentó a los CDR -"apretad-, pero ha recordado que, a la hora de los incidentes en el Parlament, los CDR ya habían desconvocado sus acciones.


Martínez ha asegurado que no le consta malestar dentro del cuerpo de la policía catalana y sus mandos por las palabras de Torra sobre los CDR.


Asimismo, ha indicado que ahora la cúpula de los Mossos analizará el dispositivo y hará autocrítica si es necesario, pero no ha previsto ninguna dimisión de responsables policiales, y sobre su continuidad como director ha señalado que no depende de él decidirlo.


Albert Oliva, Martínez ha justificado las cargas de los antidisturbios al ver que se ponía "en peligro la seguridad e integridad del Parlament para intentar acceder".


Ha relatado que la marcha 'Recuperem l'1-O' se desarrolló con normalidad hasta las puertas del Parlament, donde estaba previsto finalizar el acto, pero que fue al final cuando se detectó a "grupos minoritarios con clara voluntad de confrontación".


Sobre la decisión de cargar, ha explicado que se apuró hasta constatar que los radicales intentaban irrumpir en el Parlament: "Si no hay actuación violenta, la policía no actúa".


Sobre el dispositivo de seguridad en el parque de la Ciutadella -donde está la cámara-, no se blindó el acceso, como otras veces, porque no había actividad parlamentaria, y permitieron la manifestación hasta las puertas del Parlament porque, al conmemorarse el 1-O, "tenía todo el sentido pacífico y democrático" expresarse en este espacio.


Ha recordado que los Mossos se desplegaban desde las 6 de la mañana en muchos puntos de Catalunya, donde hubo más de 100 manifestaciones para conmemorar el 1-O, así como cortes de carreteras e infraestructuras y concentraciones importantes, y ha dicho que dieron respuesta a todas las situaciones y fueron adaptándose a las circunstancias.


El director de Mossos ha contrapuesto todas estas actuaciones sin cargas policiales -incluso cuando un grupo se encadenó en la Bolsa de Barcelona- a la situación en la Ciutadella, donde agotaron todas las opciones antes de usar la fuerza para dispersar ante "grupos radicales", llegando a usar proyectiles de foam, y también ha justificado las cargas simultáneas ante la Jefatura de la Policía, en la Via Laietana.


Martínez ha dicho que, desde los incidentes del sábado, cuando hubo altercados con Mossos al intentar impedir que se encontraran las manifestaciones de independentistas y de la plataforma Jusapol, habían constatado "un cambio de comportamiento de grupos radicales que buscaban claramente la confrontación" con la policía.


PLANIFICACIÓN


Ante las críticas de los sindicatos de falta de planificación, ha asegurado que los Mossos tenían en todo momento la capacidad necesaria para intervenir, y que destinaron a 90 equipos de orden público, triplicando un dispositivo de alto riesgo de un partido de fútbol de la Champions League.


En este sentido, ha expresado que el diseño del operativo fue el "adecuado", que hubo planificación y en ningún caso improvisación, y que los Mossos se fueron adaptando a cada situación y modulando su operativo.


Sobre la presencia de agentes patrulleros con cascos realizando tareas de orden público cuando no es su función, Martínez ha justificado que actuaron de refuerzo mientras la Brigada Móvil se resituaba, pero que los antidisturbios en ningún momento recularon ni desaparecieron.


El director ha asegurado también que el hecho de que los patrulleros estuvieran en la Ciutadella en ningún caso dejó desprotegido el resto de la capital catalana.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH