El Govern resistirá hasta que haya sentencia por el 1-O

|


Ni autocrítica ni disculpas. Era una comparecencia muy esperada tras la jornada de tensión que se vivió ayer en el Parlament. El president de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresidente y conseller d'Economia, Pere Aragonès, han dado una rueda de prensa conjunta desde el Palacio de la Generalitat para tranquilizar los ánimos propios y ajenos.


El primero en hablar ha sido Aragonés, que ha empezado sus declaraciones aduciendo que "los mecanismos de coordinación fallaron" dada "la excepcionalidad de la situación, con presos políticos y exiliados, la presión de la justicia española contra ciudadanos, entidades y cargos públicos" que el conseller ha considerado responsables de la falta de entendimiento enter JxCat y ERC.


" Nos conjuramos para mantener el acuerdo estratégico de legislatura", ha dicho Aragonés, que ha mantenido un tono serio durante su intervención. Respecto a cuando se celebrar el plano, Aragonés se ha limitado a comentar que "se hará tan pronto como sea posible".


TORRA REITERA SU ULTIMÁTUM


Por su parte, Torra ha insistido en la "represión" para justificar el retraso sine die del pleno. "Estas situaciones excepcionales del momento complejo y grave que vive el país" son, para el presidente de la Generalitat, el motivo del encontronazo entre el nacionalismo.


Torra ha manifestado que el "espíritu del 155 continúa" y por eso ha reiterado el ultimátum contra Pedro Sánchez: " nuestro apoyo parlamentario tiene fecha de caducidad".


El president no ha cedido ni un ápice en su apuesta unilateral: "nuestro compromiso de seguir adelante es firme, de no dar ningún paso atrás y de continuar avanzando con tenacidad y constancia para alzar la república del uno de octubre".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH