Sánchez reclama a Torra sensatez y que se acuerde de la Catalunya silenciada

|

Sesiu00f3n de control al Gobierno en el Congreso. Oscar del Pozo

Sesión de control al Gobierno en el Congreso / Oscar del Pozo - Europa Press


El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reiterado que la solución al conflicto catalán pasa por el diálogo, al que asegura que está "dispuesto" su Ejecutivo, pero ha apuntado que antes es necesaria una conversación entre catalanes y que el Govern de Quim Torra rompa "la política de bloques" existente y hable "con esa parte [de Catalunya] que no ha sido escuchada".


Tras preguntarle el portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, durante la sesión de control al Gobierno sobre su estrategia para "encauzar democráticamente el conflicto entre Catalunya y las instituciones del Estado", Sánchez ha subrayado que el problema en esta comunidad autónoma "no es tanto de independencia como de convivencia".


Campuzano ha mostrado su desacuerdo con esta afirmación del presidente y ha aseverado que el problema "no es otro" que la posibilidad de que los catalanes puedan "decidir democráticamente su futuro político". 


En este sentido, ha reclamado a Sánchez "coraje" y ha exigido, además, que "alguien" asuma responsabilidades por las "brutales" cargas policiales durante la celebración del referéndum ilegal de independencia del 1 de octubre de 2017.


Asimismo, ha censurado la actitud de algunos ministros que, según él, "no respetan a la sociedad catalana", y ha cargado contra el titular de Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell, por "vetar" la presencia de Torra en el Foro de Unión por el Mediterráneo. También ha criticado la condecoración al anterior delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo.


SIN RESPONSABILIDADES POR LAS CARGAS DEL 1-O


El diputado independentista ha insistido en que "nadie" ha asumido responsabilidades por los dispositivos policiales del 1-O y ha señalado que el protocolo de actuación de la Policía y de la Guardia Civil fue "desproporcionado" en relación a las instrucciones de la jueza. 


"Alguien debe asumir responsabilidades y reparar el daño del 1-O", ha repetido, y ha añadido: "Exigimos transparencia y responsabilidad".


Sánchez, por su parte, ha afirmado que su Gobierno sí ha sido transparente y ha dicho que es "consciente" de que el problema catalán no puede resolverse "en tres meses", porque su origen se remonta a "hace una década" y se requieren "generosidad y sentido de Estado", algo que ha señalado, en alusión al PP, que algunos pedían cuando gobernaban y ahora no lo muestran.


En cuanto a las acusaciones del PDeCAT por el 1-O, en el que Campuzano ha recordado que "salieron a votar dos millones de catalanes", Sánchez le ha pedido que también haga referencia al 21-D -fecha de las últimas elecciones autonómicas-, cuando participó casi el 80 por ciento de la sociedad catalana y "no habló de independencia, habló de convivencia". 


"Hay que acabar con la dinámica de bloques", ha agregado el jefe del Ejecutivo.


El presidente ha apostillado que hay que "destensar la situación y normalizar las relaciones institucionales", y ha reconocido que existe desconfianza mutua entre los Gobiernos central y autonómico, pero que entre ambos deben intentar cerrar "la brecha".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH