viernes, 23 de agosto de 2019

Mario Casas homenajea a los españoles que "lucharon por conseguir los privilegios de hoy en día"

|

Mario Casas. Quim Vives


El actor Mario Casas interpreta a Francesc Boix en 'El fotógrafo de Mauthausen', uno de los 7.000 prisioneros españoles que estuvieron cautivos en el campo de concentración nazi de Austria desde 1940 hasta el final de la Segunda Guerra Civil.


Una película con la que Casas aspira a homenajear "a aquellos españoles que lucharon por conseguir los privilegios de hoy en día".


"No debemos olvidar lo que esta gente luchó. Olvidamos las cosas muy rápido porque vivimos en una sociedad que va a doscientos por hora. Pero muchos de nuestros bisabuelos, abuelos o incluso padres estuvieron esos campos de concentración y no podemos olvidarlo. Les debemos el respeto de lo que hicieron por nosotros", ha expresado.


Mauthausen fue el campo de concentración de los españoles -además de otros países- en la Segunda Guerra Mundial. 


Requerido por las autoridades alemanas para determinar el destino de los prisioneros, el Gobierno de Francisco Franco replicó que no existían españoles más allá de las fronteras españolas. Por ello, los republicanos exiliados a Francia fueron trasladados a Mauthausen, y ahí se les clasificó con el triángulo azul de los apátridas.


RECOPILÓ NEGATIVOS DE LOS CRÍMENES


Uno de los ejes de la vida en este campo era la cantera de granito en la que trabajaban los prisioneros hasta su muerte por extenuación. En medio de todo este contexto oscuro, el español Francesc Boix trabajó como fotógrafo dentro del campo y, a escondidas de los Nazis, fue guardando y recopilando los negativos de los crímenes que cometían los altos cargos de la S.S. Así, durante los Juicios de Núremberg (20 noviembre 1945 - 1 octubre 1946), estos negativos fueron pruebas indispensables para culpar a los dirigentes.


El actor ha expresado en una entrevista a Europa Press que "le parece una barbaridad" remitirse sólo a algunas décadas atrás y pensar que "fueron capaces de hacer lo que hicieron" y de "encerrar a gente, torturarla y matarla por un pensamiento e ideología diferente".


Además, ha precisado que para el papel tuvo que adelgazar y estar a dieta varios meses antes de comenzar a rodar, con el objetivo de transportar al espectador a ese universo.


En este contexto, ha matizado que "más allá" de la carga dramática que tiene la historia, en la película, dirigida por Mar Targarona, han querido plasmar "la rebeldía y el carisma especial" con la que contaba Boix, y como a través de su "don para ganarse a la gente" fue capaz de hacer historia en los citados juicios.


"Boix fue el único español que en los juicios de Nurenmberg acusó a los dirigentes nazis y los señaló uno a uno. Es una historia fuerte, pero he intentado darle ese punto dulce y esa sonrisa para que al final se haga menos amarga", ha indicado para añadir que anima al público a quedarse hasta el final de la película puesto que aparecen las referencias y documentos originales que demuestran "que todo esto fue real".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH