​12 buenas razones por las que apostar por el coche eléctrico

|

Durante las últimas décadas, el calentamiento global se ha convertido en una de las grandes preocupaciones de científicos y políticos. Sin embargo, demasiadas veces se enfoca la transición ecológica como un asunto para el que parece indispensable desplegar acciones a gran escala. Pero cada uno de nosotros puede convertirse en un agente del cambio. Y ese cambio puede realizarse gracias al coche eléctrico.


Coche elu00e9ctrico


Repasar las cifras de los 'vehículos fósiles' puede ayudarnos a centrar el problema: ¿sabías que el transporte produce el 25% de las emisiones de CO2 en España y que los turismos consumen el 15% de la energía de nuestro país? La mayoría de los españoles poseemos un vehículo que funciona con gasolina o diésel y que usamos mayoritariamente en medios urbanos, donde se concentran el 80% de las emisiones.


De ahí que todos podamos aportar nuestro granito de arena para limitar los efectos del cambio climático. Los vehículos eléctricos reúnen las ventajas necesarias para respetar tanto el medio ambiente como el conjunto de la sociedad.


1- Compromiso con el medio ambiente


El Informe de las emisiones de gases de Efecto Invernadero en España 1990-2012 indica que el transporte por carretera supuso un 22% del total de las emisiones de CO2. El coche eléctrico es la alternativa más clara y efectiva para luchar contra el cambio climático.


Unas 2 toneladas netas de CO2 (según el mix de generación actual español) se dejan de emitir cada año durante la vida útil de un vehículo eléctrico en comparación a un vehículo térmico.


Además, el coche eléctrico permite utilizar para su recarga el excedente de energía renovable que tiene lugar durante principalmente la noche y allanar de esa manera la curva de demanda eléctrica. Es decir, todo el potencial de energía renovable de los parques eólicos que existe durante la noche, que actualmente no se aprovecha.


2- Un aire mejor para nuestras ciudades


El tráfico es una de las principales fuentes de emisión de contaminantes del aire, que además genera los mayores niveles de exposición de la población urbana a los mismos, debido a que la emisión se produce muy cerca de la población y de forma muy extendida.


Y es que, según la OMS, el aire contaminado causó 4,2 millones de muertes en el año 2016.

Los vehículos eléctricos son la solución ya que producen cero emisiones de CO2 en la ciudad y especialmente gases y partículas contaminantes, que son las que contribuyen a la contaminación de las ciudades e inciden en la calidad del aire y la salud de las personas.


No hay que olvidar que Europa se ha marcado como objetivo en 2050 la desaparición de los vehículos de combustibles fósiles, para ello es necesario un proceso gradual que permita en 2030 un transporte limpio en el centro de las principales ciudades.



3- Menos ruido


Otro de los grandes problemas de nuestras ciudades es la contaminación acústica. Y el tráfico genera mucho ruido.


El ruido es tan malo como cualquier otro tipo de contaminación porque provoca perjuicios a la población que van desde trastornos fisiológicos -como la pérdida progresiva de audición-, hasta los psicológicos. Irritación, cansancio, dolores de cabeza u otros tipos de disfunciones fisiológicas... son habituales.


Casi el 80% de la contaminación acústica de las grandes ciudades está provocada por el tráfico.

Como no tiene motor de combustión, el vehículo eléctrico no produce prácticamente ruido durante la circulación, lo que contribuye también a reducir la contaminación acústica en las ciudades y mejorar la calidad de vida de sus habitantes.


4- Un coche inteligente y conectado


El futuro siempre fascina. Pero hay muchas cosas que ya son una realidad. En el caso de la movilidad, el vehículo eléctrico es la punta de lanza.


Los ‘coches del futuro’ son los eléctricos. El coche eléctrico es, por definición, un coche conectado. Al ser así, y con las posibilidades que hoy en día ofrece la digitalización, monitorizar y controlar ciertas funciones del VE de forma remota es una realidad de gran utilidad.


Activar la climatización, la recarga, abrir el coche o recibir alertas en el móvil son ya funciones prácticamente estándar hoy en día. En un futuro no muy lejano, la conducción autónoma posibilitará una nueva gama de servicios al conductor.



5- 100 km por tres veces menos dinero que con uno de gasolina


El ahorro también es una de las grandes razones por las que apostar por los eléctricos.


El consumo aproximado de un coche eléctrico en términos de energía es de aproximadamente 15 kWh por cada 100 kilómetros. Teniendo en cuenta que el precio de la electricidad por kWh ronda los 18 céntimos de euros, tendríamos un consumo en términos económicos de 2,7 € por cada 100 km. Por otro lado, si suponemos un consumo de 7 litros de combustible a los 100 km con un precio de 1,25 €/litro, el precio en este caso por cada 100 km sería de 8,75 €, algo más del triple.


Además, mientras que los precios de la gasolina y diésel están más a merced de la incertidumbre y volatilidad de los mercados, existen tarifas eléctricas más favorables y pensadas especialmente para clientes con vehículo eléctrico que proporcionan unos precios horarios muy ventajosos durante la noche, aprovechando las horas valle de consumo, las cuales son labs más propicias para poder efectuar la carga del vehículo eléctrico.


6- Sale a cuenta


Sí, hay que tener amplitud de miras. El coste inicial de un coche eléctrico todavía es elevado. Pero a la larga sale más barato que un vehículo convencional.


¿Por qué? Principalmente, por el menor coste de mantenimiento, energía y ahorros en impuestos. Esto sin considerar los otros beneficios que ofrecen las administraciones públicas a los vehículos eléctricos.


A largo plazo se deben tener en cuenta las políticas de restricciones que ayuntamientos de grandes ciudades se están viendo obligados a adoptar en lo referente al acceso de vehículos de combustión a sus centros urbanos.


El Ayuntamiento de Barcelona ya contempla restricciones de acceso a partir de 2020 para vehículos diésel anteriores al año 2006 o de gasolina del año 2000. Medidas similares llevará a cabo Madrid en episodios de alta contaminación, lo que hace pensar que, a largo plazo, el acceso a las grandes ciudades con vehículos de combustión será penalizado considerablemente.


7- Autonomía suficiente


Con una autonomía real de unos 220 km y diaria (previa recarga nocturna) se pueden llevar a cabo todos los desplazamientos que requiere el día a día de una ciudad ya sea grande o pequeña.


Por tanto, el miedo a quedarse “tirado” o a no poder utilizar el coche porque está sin batería es injustificado. Además, cada vez son más los puntos de recarga públicos disponibles ya sea en vía pública o en centros comerciales que permiten la recarga rápida del VE en caso de necesitarlo.



8- La energía, en casa


Ir a la gasolinera a repostar es algo que poco a poco se convertirá en algo del pasado. Si dispones un de una plaza de garaje puedes instalar un punto de recarga y cargar tu coche cada noche para disponer de la autonomía íntegra al día siguiente.


En el caso de viviendas en bloque con garaje comunitario, gracias a la modificación del Artículo 17 de la Ley de Propiedad Horizontal, la instalación en estos casos tampoco supone ningún problema ya que según lo establecido en ella. Nadie de la comunidad de propietarios se podrá oponer a que se instale un punto de recarga para uso privado.


9- Ventajas de las Administraciones públicas


Con un coche eléctrico puedes acceder a zonas eventualmente restringidas al tráfico. Además, la mayor parte de los Ayuntamientos y otras administraciones públicas ofrecen muchas ventajas: bonificación en el Impuesto de circulación (IVTM), poder aparcar gratuitamente en zonas públicas de pago, acceso gratuito a los peajes, circular por áreas restringidas de la ciudad, acceso al BUS-VAO…


También desde el gobierno central se han venido llevando a cabo planes de subvención para la compra de este tipo de vehículos, es el caso del Plan MOVEA de 2017 o el MOVALT de 2018 que proporcionan ayudas a partir de 5.000 euros para la compra exclusiva de vehículos sostenibles, y el vehículo eléctrico lo es.


10- Conducción segura, eficiente y placentera


La conducción de un coche eléctrico es mucho más suave, con una aceleración potente y continua ausencia de ruido y vibraciones hacen más confortable la conducción.


El motor eléctrico, al no tener componentes mecánicos ni fricción, funciona exactamente igual en frío y en caliente por lo que iniciar la marcha en mañana frías de invierno no implica ninguna diferencia versus cualquier día de clima más templado.


Así mismo, con los sistemas de recuperación de energía que llevan actualmente los vehículos eléctricos suele ocurrir que el estilo de conducción tiende a priorizar una conducción eficiente y por tanto segura, ya que hay que tener en cuenta que al levantar el pie del acelerador el motor eléctrico deja de gastar energía, y pasa a recuperarla. Es decir, no es sólo que dejemos de gastar combustible, como pasa en un coche térmico, es que es como si fuéramos repostando en marcha.



11- Mantenimiento mínimo


Los motores eléctricos son muchísimo más eficientes que los térmicos, duran mucho más y requieren hasta un 80% menos de mantenimiento.


El principal elemento de desgaste en un coche eléctrico son las baterías que si bien hoy en día suelen tener ya garantías superiores a los 80.000 km, una vez sustituida, el coche eléctrico quedaría como nuevo.


Además, con el coche eléctrico ya te puedes olvidar de carísimas averías o mantenimientos de caja de cambios, correa de distribución, embrague, alternador, filtros o aceite… El gasto anual de mantenimiento de un vehículo eléctrico se reduce considerablemente.


12- Una vida más sostenible


Elegir un vehículo eléctrico es también comprometerse con la sostenibilidad de tu ciudad. Aparte de los beneficios medioambientales que representa, el coche eléctrico supone lanzar un elemento de difusión y conocimiento para concienciar de que cada uno de nosotros es parte de la solución.


Hoy en día existen muchas opciones nuevas de moverse en la ciudad y todas ellas coinciden en una cosa, son eléctricas. La gran mayoría de empresas de vehículos compartidos que se implantan en las ciudades, ya sea mediante coche o motocicleta, utilizan vehículos eléctricos.


Por tanto, la movilidad eléctrica no sólo nos hace sostenibles, nos hace además situarnos en la vanguardia del progreso.



108.500 puntos de recarga en cinco años


Por esta apuesta decidida por una nueva cultura de la energía, más sostenible, inclusiva y responsable, Endesa tiene como objetivo impulsar la electrificación de la demanda energética de la sociedad, al entender que es el vector energético más sostenible, de emisiones cero en consumo y alta eficiencia en la generación, además de reducir nuestra dependencia energética exterior.


Así, está impulsando proyectos para promoviendo la movilidad eléctrica como instrumento para lograr un modelo energético de cero emisiones.


Endesa tiene un ambicioso plan para instalar 108.500 puntos en los próximos cinco años, de los que 8.500 serán de acceso público. La mayoría estarán en autovías, en accesos a las ciudades y en centros comerciales. Se instalarán más de 2.000 en el periodo 2019-2020, con lo que se dará acceso a este tipo de infraestructuras a un 75% de la población española en sus municipios.


Endesa X


Esos puntos conectarán las principales ciudades (de más de 35.000 habitantes) y carreteras, cubriendo 15.000 kilómetros de vías principales y áreas urbanas. Los otros 6.500 puntos de recarga pública se instalarán en el periodo 2021-2023 y garantizarán una cobertura más amplia de las zonas urbanas, las principales autopistas y las islas.


Se instalarán en centros comerciales, aparcamientos, cadenas hoteleras, áreas de servicio y vías públicas, con lo que se dotará de más cobertura de recarga a zonas urbanas, nodos estratégicos de comunicación y las islas.


La inversión en puntos de recarga públicos, que suministrarán energía certificada 100% de origen renovable, será de 65 millones de euros.


En paralelo, la nueva marca Endesa X impulsará el desarrollo de puntos de recarga en aparcamientos privados, residenciales y de empresas para alcanzar 100.000 puntos de recarga en el periodo de desarrollo del plan.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH