La Filmoteca dedica una retrospectiva a Isaki Lacuesta

|

Isaki Lacuesta la próxima piel


Isaki Lacuesta (Girona, 1975) ha rodado en quince años nueve largometrajes, pero también ha propuesto varias instalaciones con el cine como herramienta polivalente. Ha ganado dos veces la Concha de Oro en San Sebastián, la última con su filme más reciente, Entre dos aguas, y ha sido objeto de una retrospectiva antológica en el Centro Pompidou que llega a Cataluña de la mano de su complicidad con la Filmoteca. Las instalaciones que presentó la institución parisina también llegarán este 2019 en Bòlit, Centro de Arte Contemporáneo de Girona y en el Arts Santa Mónica de Barcelona.


Estos éxitos profesionales añaden a los reconocimientos de una obra que ha pasado por el MoMA y el Lincoln Center de Nueva York o la National Gallery of Art de Washington, y que reúne premios como el Sant Jordi, el Gaudí, los festivales de Málaga y mar del Plata, entre muchos otros.

La Filmoteca se suma a estos reconocimientos al cineasta ofreciendo una exhaustiva retrospectiva integral que Lacuesta presentará personalmente, acompañado por Isa Campo, el martes 8 de enero.


Su trabajo multimedia y proteiforme, a menudo en colaboración con Isa Campo, y que también incluye instalaciones artísticas y correspondencias fílmicas, ha sido clave para que los directores de diez festivales internacionales de prestigio la hayan escogido entre los destinados a marcar el futuro del cine mundial. Abierto al mundo y a su tiempo, muestra una sensibilidad especial por el arte, la historia, la ciencia, la tecnología, la familia o el paso del tiempo, así como para borrar las fronteras entre documental y ficción, sin dejar de ser honesto con la realidad.


Ya desde su debut, en 2002 con Cravan vs. Cravan, la filmografía de Lacuesta ha basculado de manera inteligente y estimulante entre ficción y realidad, explorando nuevos terrenos en el lenguaje documental. Una mirada personal y coherente que continuó con La leyenda del tiempo (2006), precedente de la reciente y premiada Entre dos aguas (2018), la recreación de la intensa vida de Ava Gardner en la España de los años 50 en La noche que no acaba (2010), o las colaboraciones de 2011 con el pintor Miquel Barceló en Los pasos dobles y El cuaderno de barro.


Pero su filmografía también se nutre de títulos de ficción pura, como Los condenados (2009), La próxima piel (2016), ganadora de cuatro premios en el Festival de Málaga y tres premios Gaudí, o la comedia desgarrada Murieron por encima de sus posibilidades (2015), en el que hacía un ácido retrato de la crisis económica reciente, y que sirve de pórtico a la completa retrospectiva que le dedica la Filmoteca, que también incluye cortos y mediometrajes más abiertamente experimentales.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH