domingo, 15 de septiembre de 2019

La magistrada que ordenó impedir el 1-O se aparta voluntariamente del juicio a la Mesa del Parlament

|

Tribunal superior


El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha aceptado una solicitud de la magistrada Mercedes Armas para abstenerse del juicio por presunta desobediencia y organización criminal a los exmiembros de la Mesa del Parlament Joan Josep Nuet, Lluís Guinó, Lluís Corominas, Anna Simó, Ramona Barrufet y la exdiputada de la CUP Mireia Boya por su participación en el proceso soberanista.


En un auto, la Sala de lo Civil y Penal del TSJC detalla que Armas formó parte del tribunal que resolvió un recurso contra una resolución de mediados de 2017 que "decidió, entre otros extremos, citar a declarar como investigado por un presunto delito de desobediencia" a Nuet, a pesar de que no había sido incluido como tal en la querella de la Fiscalía que originó el procedimiento relacionado con el proceso soberanista. Además, la magistrada ordenó a las fuerzas de seguridad impedir la celebración del 1-O.


El TSJC argumenta que el auto que dictó en julio de 2017 el tribunal del que formó parte Armas hacía referencia a la "existencia de indicios suficientes de criminalidad que justificaron la imputación de una persona no incluida inicialmente en la querella del Fiscal".


Y añade que este auto "supone la participación efectiva en la instrucción" que establece la ley y que motiva la abstención, ya que la normativa también alude a magistrados que integren el tribunal que eventualmente resuelva sobre revocación o confirmación de resoluciones del juez instructor, como fue el caso.


Quien sustituye a Armas es el magistrado Jordi Seguí, que formará parte del tribunal que enjuiciará a los exmiembros de la Mesa del Parlament y a Boya, junto al presidente del TSJC, Jesús María Barrientos, y al magistrado Carlos Ramos, que será ponente.


La Sala Civil y Penal del TSJC recibió el 6 de febrero esta causa procedente del Tribunal Supremo --que juzga a los líderes del proceso soberanista-- tras aceptarse la declinatoria de jurisdicción.


El presidente de la Sala Segunda del Supremo, Manuel Marchena, justificó trasladar la causa al TSJC ante "la previsible duración de la causa especial, la continuada presencia de los procesados durante las prolongadas sesiones del juicio oral y, en fin, el obligado desplazamiento de quienes sólo van a responder del delito de desobediencia".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH