Badia quiere impugnar las cuentas de 2017 de Aigües de Barcelona pese al visto bueno de los consejeros

|

Edifici Aigües de Barcelona a Collblanc


Este martes, se celebra un Consell Metropolità de l'Àrea Metropolitana de Barcelona con un punto en el orden del día que afecta de pleno a Aigües de Barcelona, Empresa Metropolitana de Gestió del Cicle Integral de l'Aigua.


El AMB pretende impugnar los presupuestos de 2017 de la empresa mixta, blandiendo su derecho como socio de dicha entidad públicoprivada a controlar su funcionamiento. Tras este movimiento, se halla Eloi Badia, vicepresidente de Medio Ambiente de la entidad metropolitana y que no es la primera vez que usa su influencia para torpedear la actividad de la empresa mixta.


Sin embargo, esta impugnación resulta sorprendente si se recuerda que consejeros municipales que forman parte del consejo de administración de la empresa, como Jordi Parés (comuns) y Jordi Serra (PSC), no votaron en contra sino que se abstuvieron en 2017.


Serra no es un recién llegado al AMB: tras dejar la alcaldía de Badalona, fue nombrado jefe de gabinete de Antonio Balmón en 2015, vicepresidente de la entidad metropolitana. Parés, por contra, muestra un perfil más profesional: ingeniero industrial especializado en energías renovables, es próximo a los comuns y se ha declarado en ocasiones anteriores como partidario de devolver la gestión del agua al sector público.


Si ambos consejeros se sumaran a la impugnación de los presupuestos de 2017, estarían contradiciendo no solo el sentido de su voto de hace dos años, sino el de hace apenas pocas semanas, cuando ambos votaron favorablemente al presupuesto de 2018, que sigue una línea continuista respecto a las cuentas inmediatamente precedentes.


BADIA YA VOTÓ EN CONTRA DE LOS PRESUPUESTOS DE 2018


Badia ya mostró su rechazo a las cuentas del ejercicio anterior en marzo del año pasado porque a su juicio no presentaban un equilibrio presupuestario. Como representante del AMB, criticó entonces que no existiera ninguna provisión de fondo por la situación judicial de la empresa, ya que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya anuló en 2016 la concesión, que actualmente se encuentra en recurso en el Supremo.


Sin embargo, lo que late de fondo en la oposición de Badia es su proyecto frustrado de remunicipalización del agua, que choca tanto contra las positivas encuestas de satisfacción ciudadana como de la eficiencia y el asequible coste de las tarifas que ofrece la gestión mixta del servicio.


La sociedad mixta está participada en un 70% por Aigües de Barcelona, en un 15% por el AMB y en otro 15% por Criteria, y realiza la gestión eficiente del ciclo integral del agua, desde la captación hasta la potabilización, transporte y distribución, además del servicio de saneamiento y depuración de aguas residuales.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH