domingo, 13 de octubre de 2019

El portazo de los comuns obliga a prorrogar los presupuestos catalanes

|

Pleno del parlament votaciu00f3n presupuestos catalanes


El presidente del Govern, Quim Torra, y el viceperesidente y conseller de Economía, Pere Aragonès, no han logrado convencer este miércoles a los comuns para que apoyen los Presupuestos de la Generalitat de 2019, lo que aboca a Catalunya a quedarse sin cuentas por segundo año consecutivo.


Torra y Aragonès han comparecido ante el pleno para explicar el contenido de la cuentas, en un último intento para lograr el apoyo del grupo de Jéssica Albiach, pero no lo han conseguido, y ésta ha certificado así el 'no' definitivo: "Ahí se quedan con su propuesta".


El presidente catalán había pedido a los comuns abandonar el "tacticismo electoral" y aceptar negociar unos Presupuestos que, según ha defendido, contemplaban importantes aumentos del gasto social de hasta 1.600 millones de euros.


En la misma línea, Aragonès ha ofrecido subir el impuesto de Suceciones y el IRPF, pero los comuns han considerado que la propuesta quedaba muy lejos de lo que llevaban meses demandando, por lo que el Govern se ha quedado sin el apoyo del único partido que había mostrado disposición a hacerlo.


REFORMA FISCAL


En Sucesiones y Donaciones, Aragonès ha planteado aumentar la progresividad en las bases imponibles de más de 3 millones de euros reduciendo sus bonificaciones para recaudar anualmente 83,2 millones (y que en este ejercicio se quedarían en 20,8 por la tardanza en aprobar los Presupuestos).


En IRPF, ha propuesto aumentarlo a las rentas a partir de 120.000 euros para que pasen a pagar un 25,5%: "Antes lo pagaban las de más de 175.000", ha dicho Aragonès, que ha estimado con este cambio una recaudación de 165,3 millones de euros.


Las dos ofertas quedan muy lejos de las exigencias de los comuns, que pedían lograr 475 millones extras a través de Sucesiones y Donaciones, y que la reforma del IRPF afectara también a las rentas de 90.000 euros: "No pedíamos la luna", ha reivindicado Albiach.


OTRA PRÓRROGA


El 'no' de los comuns, y si no hay un giro en los próximos días, obligará a la Generalitat a prorrogar las cuentas todo el año, lo que Torra ha advertido de que deja a la administración catalana en "una situación financiera difícil" y con la dificultad de cumplir varios compromisos contraídos.


De hecho, tras constatar en el debate de este jueves que no contaba con avales suficientes para sacar adelante las cuentas Torra ha anunciado: "Comenzaremos a trabajar en la prórroga presupuestaria", aunque ha insistido en que siempre estará dispuesto a seguir negociando.


De los últimos cuatro ejercicio presupuestarios, la Generalitat solo ha logrado sacar adelante unas cuentas: en 2016 la CUP rechazó los Presupuestos de Carles Puigdemont; en 2017 el propio Puigdemont logró aprobarlos con la CUP; en 2018 no hubo por el 155, y en 2019 se repetirá la prórroga.


¿ELECCIONES ANTICIPADAS?


El líder del PSC, Miquel Iceta, ha pedido a Torra que, ante este escenario, se decante por alguna de estas dos opciones: convocar elecciones anticipadas --como ha hecho Pedro Sánchez-- o someterse a un cuestión de confianza para ver si el Parlament le ratifica o no como presidente de la Generalitat.


El presidente catalán ha descartado cualquiera de estos dos posibilidades y ha advertido de que ni tan siquiera registrará los Presupuestos ante el Parlament para evitar una votación en la que sean rechazados: "Nosotros no haremos un Pedro Sánchez".


"No creemos que unas elecciones convengan a este país", ha dicho para argumentar que el Govern no haya llevado el proyecto de finanzas catalanas a trámite parlamentario.


En la sesión matinal del Parlament, Torra había retado a Iceta a presentar una moción de censura con el apoyo de Cs y el PP, pero ahora mismo la aritmética parlamentaria hace imposible que un partido de la oposición puedan emprender una iniciativa así con garantías de existo.


El diputado de la CUP Vidal Aragonès ha dicho que su grupo sospecha que el movimiento de Torra es dejar las cuentas en suspenso hasta después de las elecciones generales, y buscar un aval a ellas a cambio de investir al próximo presidente del Gobierno central.


El Govern afrontaba el reto de aprobar las cuentas siendo consciente de que difícilmente a algún partido de la oposición le interesaría apoyar unos Presupuestos que deberían haberse tramitado y aprobado definitivamente en marzo o abril, a las puertas de tres campañas electorales, y finalmente así ha sido.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH