Artur Mas encargó en 2014 el embrión del censo que se usó en el referéndum ilegal

|

Artur mas juicio


La Guardia Civil investiga el grado de implicación del expresidente de la Generalitat Artur Mas en la contratación de la empresa T-Systems para que diese soporte informático a la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, según un informe, entregado al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, que instruye estos hechos.


Así se desprende de una de las conversaciones de la directora de servicios de T-Systems, Rosa María Rodríguez Curto, investigada en dicho juzgado por su presunta participación en los preparativos del referéndum, que los agentes del Instituto Armado han analizado. Se trata de comunicaciones con otros empleados de la empresa, en las que se habla de las dificultades para realizar los encargos para el referéndum.


En este contexto, la Guardia Civil constata en un nuevo informe aportado a la causa, que existen varias "referencias" al expresidente catalán --inhabilitado hasta febrero de 2020 por organizar la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014-- entre las comunicaciones de responsables de la empresa tecnológica que, "de resultar ciertas", "revelaría la influencia de éste con los programas y contratación de T-Systems".


Los agentes de la unidad de investigación añaden que "evidentemente" esta tarea no le corresponde a Mas una vez que "ha cesado en su cargo político".


En otro de los informes entregados a la jueza instructora del caso, Alejandra Gil, recuerda que en mayo de 2014, Mas encargó a esta misma empresa el "desarrollo" de la aplicación informática 'Registro de Catalanes en el Exterior' para que estos ciudadanos pudieran participar en el 9N. Un plataforma que después heredó el Gobierno de Carles Puigdemont --haciendo una "serie de modificaciones"-- para utilizarla como censo en el 1-O.


"POSICIÓN" DE T-SYSTEMS


En una de las conversaciones --que tuvo lugar el 16 de junio de 2017--, un directivo de la empresa comenta a Rodríguez Curto que se debe "estar preparado para la pregunta con el 'president': "Si vuelve a pasar el tema de pedir servicios dentro del contrato para temas 1-O cuál es la posición de TS (T-Systems)".


Una semana después, se le informa de la reunión que va a tener un "tal Adolfo" con Artur Mas y aunque este encuentro es ajeno a T-Systems se valora la posibilidad de que salga a la luz esa misma conversación sobre la actitud de la empresa respecto al referéndum. "Será empresarial y neutral", "cumpliremos el contrato y salvo que haya una orden judicial, ¡como de costumbre!", enfatizan los directivos.


Sin embargo, a los investigadores les llama la atención que estos responsables se emplacen unos días después con la persona que se habría reunido con el expresidente de la Generalitat para hablar del "entorno político y cómo lo ve".


"Parece un contrasentido la indicación de que se cumplirá el contrato salvo orden judicial, que son términos estrictamente mercantiles para después pasar a hablar del entorno político que nada tiene que ver con el mercantil", afirma el informe.


"RESERVAS SOBRE CONTACTOS"


La Guardia Civil también resalta otra de las conversaciones de la directora de servicios en marzo de 2016 con el exdirector general de T-System José Manuel Desco, en la que éste anuncia que se reuniría con Mas y con "secretarios de ERC en Economía". Afirmó que prefería "no escribirlo por mail" al resto del equipo.


Con estas "reservas que mantiene (Desco) sobre estos contactos" hacen sospechar a los investigadores porque esta "circunstancia no se debería corresponder en el desarrollo de un contrato adjudicado en un concurso público, para la realización de trabajos no opuestos a la legalidad".


UN EQUIPO DE MOSSOS ESTUVO IMPLICADO


Además, los correos electrónicos que ha hallado la Guardia Civil en el ordenador de Ignacio Martí Fernández, uno de los directivos de T-Systems, revelan que en 2016 hubo varios reuniones entre la empresa y un grupo de diez mossos, pero sólo aparecen iniciales en la casilla destinada a los nombres de los intervinientes.


Según el listado, R.T., J.G., D.I. y A.F. pertenecían a la Comisaría General Técnica de Planificación de la Seguridad, mientras que los seis restantes, T.C., C.B., F.M., J.M., A.A. y A.A., estaban adscritos a la Comisaría General de Información.


En correos posteriores, de noviembre de 2016, los directivos de T-Systems llegaron a compartir fotografías del formato de DNI que proponían para una futura República, un modelo que pensaron que podía "encajar" dentro de lo que buscaba la Generalitat. Según consta en el informe, fue el Centro de Seguridad de la Información de Catalunya (CESICAT) era el que había hecho este encargo.


Entre las estructuras de Estado que citan los directivos de T-Systems en su intercambio de e-mails figuran, en la categoría de asuntos estratégicos, la Agenda Tributaria Catalana, la Seguridad Social Catalana, el DNI catalán, la Ciberseguridad, la Identidad Digital, el censo ciudadanos/padrón, servicio de ocupación, Justicia (con un nuevo marco legal y un sistema de justicia independiente del modelo central), las embajadas y el comercio exterior, el turismo, un operador propio "tipo Euskaltel" y un satéllite Cassatt propio.


La relación de T-Systems con la Generalitat se extendió hasta 2017, tal y como se desprende del intercambio de correos incautados. Un ejemplo es que a finales de enero de ese año los directivos de la compañía sabían que el Govern estaba "contratando nuevos elementos tecnológicos para mantener operativas las futuras estructuras de Estado".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH