¿Quién es T-Systems, la empresa alemana detrás de las 'estructures d'Estat'?

|

Carles puigdemont 1 4 1


Cuando en 2017 Santiago Vidal comentó en público que el Govern estaba elaborando ilegalmente una base de datos fiscales de los catalanes, hasta en su propio partido se le echaron encima. Aquella revelación supuso su caída en desgracia y ERC lo apartó de sus responsabilidades.


Pero con el paso del tiempo, las declaraciones de Vidal no han hecho más que cobrar envergadura, hasta el punto de que el último informe de la Guardia Civil aportado a la causa del juzgado 13 de Barcelona parece validar las palabras del exjuez.


Según la Benemérita, la empresa alemana T-Systems --que pertenece al gigante Deutsche Telekom, participado por la República Federal Alemana en más de un 30%-- colaboró activamente con el Govern, tanto en la etapa de Artur Mas como en la de Carles Puigdemont, para facilitar la estructura tecnológica de las llamadas 'estructures d'Estat'.


Entre estas, se encontraba el desarrollo de una "Hacienda pública", "la Seguridad Social", el "DNI catalán", la "preparación de Bases de Datos para tener un sistema electoral operativo" y la constitución de un "operador [de telefonía] propio". Todo ello se hacía bajo la intención de consolidar "la apuesta concreta para el proceso de constitución nacional", según un documento que consta en el informe de la Guardia Civil y que fue requisado durante la Operación Anubis.


Uno de los primeros trabajos de la firma alemana fue constituir el censo de catalanes en el extranjero bajo el Executiu de Artur Mas. Este mismo censo se convirtió, tres años más tarde, en un registro de catalanes expatriados que se usó en la votación ilegal del 1-O. Por todo ello, la empresa facturó 527.685 euros en 2014, más 94.253 euros en las sucesivas actualizaciones del censo.


UNA RELACIÓN LARGA Y FRUCTÍFERA


La vinculación entre Generalitat y compañía parten al menos desde 2014, según los correos electrónicos que se han adjuntado al rollo del sumario. Desde ese año, T-Systems supo de las intenciones secesionistas del Govern y, pese a ello, dispuso de recursos y personal para ayudar en la causa. La "telecos" se jugaba un importante botín: solo entre 2012 y 2016, Artur Mas contrató a T-Systems por 310 millones de euros.


"Del análisis de estos documentos", explica la Guardia Civil en su informe, "se puede concluir que T-Systems tenía conocimiento claro, preciso e inequívoco de cuál era el proyecto político del Gobierno autónomo catalán desde, al menos, el año 2015, habiendo realizado un estudio pormenorizado de la hoja de ruta que tenía previsto seguir, las Estructuras de Estado que pretendía crear y las necesidades TIC que todo ello iba a acarrear. Una vez realizado este estudio, definía la estrategia que, como empresa TIC, debían de seguir para conseguir ser el referente de la Generalitat en este proceso, con el volumen de negocio que todo ello suponía".


El grado de implicación de la compañía fue tal que ni las advertencias judiciales ni los pasos claramente fuera de la legalidad que Puigdemont dio en 2017 sirvieron para que T-Systems rompiera lazos con la Generalitat. En mayo de 2017, el director financiero de la empresa, Omar Polo, junto al director general global de Deutsche Telekom, Reinhard Clemens, se reunieron en secreto con Puigdemont. La multinacional germana había llegado demasiado lejos en el "procés".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH